Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Varios

la experiencia del veterano.... me volvio loca

Una tarde que volvíamos  a casa con mi marido de hacer compras en el centro,  se me ocurrió llamar por teléfono a Silvia y Ricardo, matrimonio al que conocimos por intermedio de un aviso en una revista, con el cual a pesar de la diferencia de edad Silvia 39, Ricardo 43,  23 yo, 25 mi marido nos iniciamos en el intercambio de pareja, y con el que nos encontrábamos dos o tres veces al mes y la pasábamos muy pero muy bien en la cama los cuatros,  porque Ricardo era muy pijudo estaba como loco conmigo y me cogía divinamente, y Silvia era muy bonita y se lo comía todo al guacho de mi marido quien estaba como loco con ella, por esto el consejo que nos dieron fue que los llamáramos cuando quisiéramos, y mucho más si estábamos cerca,  motivo por el cual llame esa tarde, atendió Ricardo, quien al reconocer mi voz se puso como loco de calentura, y de inmediato al enterarse que estábamos cerca me pidió que fuéramos a su departamento porque tenían la visita de un matrimonio amigo, al que querían presentarnos, y me calentó muchísimo primero escuchar a Silvia de fondo al enterarse que era yo quien estaba en el teléfono diciéndome:

-Veni mi amor…veni que los estamos esperando..!!

Y luego me lo dijo directamente cuando tomo el teléfono, y también me comento que querían presentarnos a un matrimonio amigo al que le hablaron mucho de nosotros, sentirla tan caliente a Silvia hablándome hizo que le dijera que sí, sin consultarlo con mi marido, pero sabía que él estaría de acuerdo, porque Silvia lo volvía loco cogiéndolo y especialmente frotándole la concha en la boca y en la cara, así que por esto no dude en decirle a Silvia que en un rato estábamos por ahí.

Subí al auto y apenas se lo comenté a mi marido este se sorprendió con lo que hice, porque no sabía ni esperaba que llamara a Silvia y Ricardo, pero no dudo un segundo y de inmediato puso el auto en marcha y diciéndome- que puta sos como extrañas la verga de Ricardo…como te gusta esa verga puta…!!!!!!!! y mi respuesta fue agarrarle la pija por arriba del pantalón mientras manejaba diciéndole- me gusta…me gusta mucho esa pija…y a vos te gusta mucho ver cómo me coge….y mucho más te gusta la concha y el culo de Silvia…como le comes el culo a Silvia papito…!!!!!!!!!! y también comentándonos cositas chanchitas y haciéndonos los ratones sobre el nuevo matrimonio que íbamos a conocer, porque mi marido fue diciéndome que entre los dos veteranitos me iban a poner bien al día porque me iban coger toda la noche, y mi respuesta fue que, las dos “viejitas”  le iban a  dar tanta concha que iba a quedar de cama,   así fue que al ratito  llegamos al edificio los dos muy calientes, tocamos el portero y Ricardo no aviso que bajaba su amigo Orlando abrirnos, apenas lo vi abrir la puerta del ascensor me di cuenta que era Orlando el amigo de Ricardo y automáticamente le dije a mi marido- uyy no … es muy viejo…nos vamos enseguida..!!!!!!Y al ver que me puse mal mi marido trato de tranquilizarme, diciéndome tomamos un café y ¡¡¡nos vamos…!!!

Orlando nos hizo pasar y nos saludó muy amablemente, y en el ascensor mientras charlábamos me devoraba con los ojos, entramos al departamento donde saludamos a Silvia y Ricardo y nos presentaron a Mari la mujer de Orlando, la cual también era de la misma edad que Orlando, pasaban largamente  los 50 años,  ambos mucho más mayores que Silvia y Ricardo, y nos triplicaban en edad a nosotros, por esto en un primer momento fue desilusión, porque nos habíamos hecho unos ratones terribles en el auto imaginando las cositas que haríamos, pero verlos tan “viejos” nos sacó la calentura,  porque a mi marido le paso lo mismo, por esto estábamos decididos a tomar un café, charlar un rato e irnos,  pero mientras charlábamos los seis, sentir como me comía con los ojos y lo degenerado que se mostraba Orlando, y también Ricardo, hizo que fuera sintiéndome bien, y mucho más.

Cuando Silvia acerco su silla quedando pegada a mi lado, y mientras charlábamos metió su mano por debajo de la mesa apoyándola en mi pierna, y despacito fue acariciándome, subiendo cada vez más su mano y con sus dedos fue tocando mi bombachita, mi concha, todo disimuladamente sin dejar de charlar, hasta que en un descuido de los demás aprovechando que los tres hombres fueron a la cocina metiéndome los dedos dentro de la concha me dijo al oído- que cogida que vamos a pegar putita…!!!!! Y dándome besitos en el cuello hizo que me estremezca de calentura, fue cuando Mari viéndome tan caliente por la carita de puta  que puse al meterme los dedos Silvia en la concha, se acercó del otro lado  preguntando si podía ayudar, y sin esperar respuesta se pegó a mi lado metió su mano entre mis piernas y tocándome hermosamente fue metiendo sus dedos junto a los de Silvia dentro de mi concha, y fue cuando Silvia aprovecho para ir comiéndome la boca, dándome su lengua dentro de la boca como loca, manoseándome las tetas,  mientras Mari seguía metiéndome los dedos en la concha y frotándome el clítoris divinamente, diciéndole a Silvia- que nena putita es tu amiguita...que puta calentona es la nena…que linda tetas tiene la nena…!!!

Y muchas otras cositas más, que me pusieron como loca de calentura me fui entregando toda, y  abriéndome de piernas fui dándole lugar a que las dos a que usen sus dedos, sus manos, y su boca en mi concha, turnándose entre las dos para mamarme la concha, las tetas, y meterme la lengua dentro de mi boca por un rato, hasta que Silvia propuso que fuéramos al dormitorio donde entre las dos me dieron una mamada de concha, culo, tetas divinamente infernal que me llevaron a la locura total hasta que acabe como loca varias veces seguidas, y en un momento en el que estaba totalmente perdida de calentura y cuando menos lo esperaba porque estaba boca bajo mamándole la concha a Mari sentí unas enormes manos manosearme divinamente el culo e inmediatamente gire mi cabeza y pude ver que era el viejito de Orlando quien me estaba manoseando el culo y sin pedir permiso alguno empezó  a mamarme el culo con total desesperación, con todas sus ganas, metiéndome su enorme lengua dentro del culo como si fuese una pija mientras con sus dedos me frotaba el clítoris haciéndome una paja divinamente impresionante, esto y la hermosa chupada de culo que me fue dando me hizo cambiar la opinión que tuve sobre el apenas lo vi al decir que era muy viejo, porque mamándome el culo tan divinamente, tan hermosamente  como ningún otro lo había hecho hasta ese momento me puso en las nubes, me hizo delirar de placer, que mi goce fuese divinamente impresionante, que mi locura fuese total para ir levantándole más y más el culo  entregándoselo todo para que me lo siga mamando, mientras me pajeaba frotándome el clítoris cada vez más fuerte, lo que me llevo a gemir, gritar, hasta acabar como loca a los gritos dándole toda mi leche, pero como Orlando siguió mamándome el culo  hizo que mi calentura fuese total y que siguiera levantándoselo para que me siga mamando tan divinamente, tan hermosamente como lo estaba haciendo por largo rato y mucho más cuando Mari su propia mujer lo alentaba a que me mame y me coja  por el culo, diciéndole:

-Que nena puta te estas comiendo…que buen culo tiene la nena…cómele bien el culo a esta nena puta…cómeselo todo…cómelo…cómele todo el orto a esta nena puta….que nena puta como te regala el orto…te gusta el orto de la nena puta…te gusta cómo te regala el orto la nena… que nena puta….que puta calentona es la nena….cómele el orto…cómeselo todo…que buen orto te estas comiendo papito…cógetelo….rómpeselo…rómpele el orto a esta nena puta…!!!!!!

Escuchar a Mari tan caliente alentar a Orlando a que me coma y rompa bien el culo hizo que mi morbo y mi calentura fuese infinita, y que olvidándome del mundo, de los demás que nos rodeaban le fuera gritando- cojéeme papito…cojéeme por el culo papito…cojéeme el culo papito…rómpeme toda papito…rómpeme…¡¡¡¡¡¡¡rómpelo todo al orto puto papito…!!!!!!!! y fue lo que hizo Orlando meterme su pija en el culo e ir cogiéndome enloquecido dándome terribles pijazos siempre alentado por Mari, y me llevo a gemir, y  gritarle como loca -así…así papito…así…así papito que hermoso como me coges por el culo…así…así rómpeme el culo papito…así….así…así que hermosura como me rompes el culo papito… rómpele el culo a la nena papito…rómpele todo el orto a la nena papito…rómpeme el orto papito…rómpeme el orto puto papito… rómpele el culo a la nena puta papito…rómpelo papito…rómpemelo todo papito…que papito divino como me comes el culo…que hermosura como me coges por el culo papito!!!!!!!!

Y muchas otras cositas más que fui gritándole enloquecida Hasta que en un momento mi locura fue total y  no recuerdo más nada, me perdí en tiempo y espacio, y  solo sé que mis gritos, mis gemidos fueron alaridos de placer porque  me contó mi marido después, porque nunca antes me había perdido como lo hice esa ves, pero semejante mamada de culo que dio, la paja infernal que me hizo frotándome con la yema de sus dedos tan hermosamente el clítoris  y como me cogió por el culo el veteranito fue lo máximo  porque acabe tantas veces que perdí la cuenta, y cuando me tranquilice pude ver a los demás mirando embobados la cogida que me dio el viejito de Orlando, luego de esto nos cambiamos y nos fuimos a casa, y en el auto mi marido bromeaba diciéndome- menos mal que era muy viejo…

¡¡¡¡¡¡¡Que cogida que te dio y como le regalaste el orto putita…!!!!!!!!!  Y no me quedo otra que reconocer que la chupada de culo que me dio Orlando fue única, y que hasta ese momento nadie me había chupado el culo ni pajeado como lo hizo el viejito, y también que escuchar a Mari alentarlo a que me coma bien el culo, y que me trate como una nena fue algo muy morboso y que me calentó muchísimo,  fue tanta mi calentura con la chupada de culo que a los pocos días le estaba pidiendo a mi marido que lo invite a Orlando a casa, y dándome el gustito una tarde me aviso que a la noche iba a venir acompañado, motivo por el cual me vestí muy nenita y espere ansiosamente que llegara mi marido, y cuando entro solo me desilusione un poquito, y mientras lo saludaba mi marido viéndome tan nena putita se puso como loco mucho más cuando le pregunte que paso que no lo trajo a Orlando, y manoseándome el culo me dijo que no sea tan ansiosa que Orlando estaba estacionando el auto y subía, por esto cuando al ratito tocaron el timbre fui abrir la puerta y la sorpresa de Orlando al verme tan nena puta fue total, pero esta es otra historia que les voy a contar más adelante…. Besitos

Datos del Relato
  • Categoría: Varios
  • Media: 10
  • Votos: 8
  • Envios: 0
  • Lecturas: 10704
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.225.26.44

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 25.931
»Autores Activos: 1.523
»Total Comentarios: 11.635
»Total Votos: 512.795
»Total Envios 22.259
»Total Lecturas 59.034.709