Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Fantasías

El Supositorio y la pastilla

Yo era pequeño tendría 6 años, y resulto que aquel año en el colegio había muchos niños malos, ese año había bastante gastroenteritis y gripe, así que un buen día llegue a mi casa y me encontraba mareado, mis padres no estaban en aquella época por que tenían que pasar unos días con unos familiares de mi madre y me habían dejado a cargo de Patricia una amiga que era auxiliar de enfermería y esos días no trabajaba, ella al verme en seguida me dijo que me tumbara en la cama e intentara dormir y me llevo un baso con manzanilla y limón.
A la mañana siguiente yo seguía igual, vomitando y mareado, así que Patricia decidió que tenia que pedir cita a un medico para ver que me pasaba, y también me dijo que se lo comentaría a mi madre.
Asique pidió la cita, y me dijo a las 7 tenemos consulta, me levante para ir al medico y al entrar en la consulta me lleve una sorpresa por que era una medica la que tenia que oscultarme, yo estaba muy apurado era la primera vez que pisaba una consulta y tras explicar Patricia lo que me pasaba la medica me pidió que me tumbara en la camilla, yo lo hice, ella se coloco unos guantes de latex blancos y me dijo que relajara la tripa entonces empezó a tocarme en ella ejerciendo presión, sus manos delicadas y enfundadas empezaron a generar en mi cierta excitación pero a la vez no podia soportar las cosquillas que me estaba aciendo, tranquilo tu solo relájate y terminare enseguida, se quito los guantes y me dijo, ya esta!!, se dirigió a Patricia y la dijo que era gastroenteritis y que tendria que enpezar a tomar suero de limon y después pasar a caldos de verdura asi progresivamente hasta que pudiera comer normal, y tambien la dijo que si empeoraba que no dudara en llamarla para recetarme algo mas para los mareos o los vómitos.
Fuimos a casa y me acosté en la cama, pero los vómitos no cesaban, estuve así 2 días mas, así que Patricia llamo de nuevo a la medica y empezaron hablar por teléfono... ¿Motilium supositorios?, 1 al acostarse de acuerdo...gracias adios adios.
Cuando termino de hablar yo la pregunte que son los supositorios? y ella me dijo, aaa si son unas pastillas muy buenas tengo que ir a la farmacia a por ellas, ya te explicare, quédate acostado vale?.
Cuando Patricia regreso yo seguía malo acababa de vomitar de nuevo, Patricia traía una bolsa con la medicinas y un termómetro que dejo en su habitación y se metió en el baño, no pude evitar  ir a ver que podía ser, abrí la bolsa y encontré una caja que que ponía Motilium 30 mg supositorios niños y un termómetro, Patricia ya estaba casi saliendo del baño y corrí a la habitación para acostarme.
Ella fue a mi cuarto y me dijo, bueno alegra esa cara!!, ya he comprado la medicina, por fin podras recuperarte, aaaa que bien dije yo… ¡quiero tomar esa pastilla a ver si me curo!, claro que si dijo. Patricia bajo un poco la persiana de la habitación cogió la caja, se sentó en la cama, y me dijo... ¿tienes ganas de ir al baño? noo dije, ¿seguro verdad? nooo, pues venga ¡túmbate boca abajo! dijo ella, ¿por que? conteste, por que esta pastilla se toma en el culete...¡pero no quiero que me metas nada por hay! dije, Jaja nooo cariño, ¿como pensaste eso?, pues claro que no se mete nada, son como las pastillas normales ¿ves? dijo mientras me mostraba una pastilla para la garganta, ¿te la dejo mientras?... Siiiii, veras que tiene como puntitos mirala bien...pero no se te ocurra tomartela eeee que es muy peligroso...¡son como las de Lizipaina! dije yo, ¡claro cariño! jaja, pero te la tengo que dejar muy bien colocada y se tarda un poquito ¿vale?, vale dije, pero si no me gusta ¿me la puedo quitar?, ¡pues claro! dijo ella, obviamente si...vamos ahora boca abajo, que no tengo toda la tarde...
Patricia se giro, me dio la espalda y empezó a manipular ese medicamento creo que traía unas tijeras que luego dejo en la mesa, entonces me bajo el pantalón del pijama justo por debajo del culo y tambien el calzoncillo, pero yo no paraba de moverme y girar la cabeza intentando ver que hacia con la supuesta pastilla, vamos a jugar a una cosa ¿vale? dijo ella, ¿recuerdas el camaleón de la tele?, sii, ¿recuerdas que siempre estaba quieto para poder atrapar el insecto?, si dije yo, pues hoy vamos a jugar a eso a ver si sabes hacer de camaleon, y yo mmmmmmm ¡vale! cuando yo diga camaleón contare hasta diez, y en ese tiempo tienes que estar super super super ¡quieto!, valeeee dije yo, ¡Camaleon!, y empezó a contar uno dos tres...., y yo empecé a sentir sus manos que separaban mis nalgas suavemente, y despues algo fresco y cremoso que invadía mi pequeño agujero lentamente, no sabia si entraba o salia pero provocaba en mi una extraña y gustosa sensación... asi que me quede inmóvil como me habia dicho ella, mirando esa pequeña pastilla que me habia dado, ella junto mis nalgas con sus manos y dijo ¡muy bien!, ahora cierra fuerte el culeteeeee, todo lo fuerte que puedas...asi...fuerte fuerte fuerte???... ¡ya esta! ¿a que no es nada?, no dije yo tímidamente, y inmediatamente sentí como esa cosa habia colapsado mi culo totalmente, entonces me di la vuelta y mi pene estaba completamente erecto, ella dejo escapar una pequeña sonrisa y me subió el calzoncillo y después el pantalón del pijama, mas alto de lo normal, ahora a dormir eee!!, dijo mientras recogía con disimulo un pequeño papel de aluminio que habia encima de la cama, valeeee dije yo, pero tengo ganas de ir al baño, no no... la doctora dijo ¡nada de ir al baño después del supo!, osea ¡despues de la pastilla!, vale pero quiero que me quites esta pastilla, ella se quedo en silencio unos instantes... ¿no te gusta?, ¡Noooo!, pero si les gusta a todos los niños, ¿de verdad? dije yo, ¡pues claro cariño!, por que las medicinas saben muy mal...y esta no, ¡pero tu me dijiste que se podia quitar!. No no, eso era al principio ahora ya no se puede quitar, ¿por que? dije yo, pues por que esta pastilla se llama supositorio y los supositorios una vez puestos en el culete suben un poquito para que no los regreses... ¿vale?, por eso se llaman supositorios jajaja, pero no es nada y luego te pones super super super bien, asi que ¡ale!...ahora duérmete eeee, ¡jooooooo!, dije yo haciendo fuerza para intentar expulsar el supositorio, pues quedan 3 supositorios todabia dijo ella, el segundo es a las 9 de la mañana y como no me dejes ponertelos por las buenas, llamo a la doctora que te los ponga ella..., y después unas inyecciones de regalo tu veras!!! Noooooooooooooooo dije yo, vale pues ya esta, ¡a dormir!.
Al dia siguiente llegaron las 9 de la mañana y yo estaba mejor y me levante a ver los dibujos animados, y dije Patricia creo que me toca el supositorio...asi es ya es la hora!, dijo ella, acuestate en la cama y boca abajo que ahora te le pongo.
Datos del Relato
  • Categoría: Fantasías
  • Media: 9
  • Votos: 1
  • Envios: 0
  • Lecturas: 529
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.198.96.198

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 25.454
»Autores Activos: 1.498
»Total Comentarios: 11.582
»Total Votos: 512.406
»Total Envios 22.251
»Total Lecturas 57.934.693