Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Gays

De la Montaña a la cama

Mi amiga Lina y yo decidimos salir a caminar hasta la cima de una montaña muy conocida en nuestra ciudad. Ella invitó a su amiga Jeimmy y ella a su vez llevó a su novio Franco, el cual yo no conocía. Nos reunimos el sábado a las cinco a.m. en el centro de nuestro sector para comprar algunas cosas, y cuando llegaron Jeimmy y su novio, me di cuenta que Franco era un muchacho muy atractivo, y su cuerpo atletico era provocador. Comenzamos el ascenso por el sendero menos concurrido caminando en parejas, Lina y yo al frente y ellos atrás de nosotros; caminábamos charlando divertidos y disfrutando de la naturaleza, y mientras lo haciamos no pude evitar observar de vez en cuando a Franco y note al cabo de un rato que el también me observaba. Cuando me percaté de eso, mi pene se endureció un poco y comencé a fantasear con el, y cada vez que avanzabamos mas, las ganas de que pasará algo me hacían sentir un hormigueo en las piernas. Finalmente decidí intentarlo y eso fue cuando Lina y Jeimmmy se juntaron para hablar sobre algo de chicas, así que Franco y yo nos quedamos juntos detrás de ellas. Estando lado a lado, Noé mirábamos más constantemente y pude notar que un bulto se asentuaba en su entrepierna. En una ocasión me miró la entrepierna y se lamió los labios, lo cual fue definitivo para ejecutar un plan rápido. Les diré a las chicas que querría hacer una carrera en lo que restaba de camino para ver quién llegaba primero, y las convencí de que fuera hombres contra mujeres. A la final ellas aceptaron con la condición de que les dieramos ventaja de un minuto, a lo cual Franco y yo accedimos, y me di cuenta de que el sabía lo que estaba tramando. Me hice detrás de él y tome mi celular para cronometrar el minuto, inició el tiempo y ellas emprendieron con buen ritmo. Cuando estuvieron suficientemente lejos, me acerqué a Franco por detrás y le metí la mano en la pantaloneta apretando su paquete. El giro su cabeza hacia atrás y quedamos frente a frente. El empezó a manosearme también sobre la ropa mientras yo lo masturbaba con fuerza. Nos Besamos en esa posición con severidad, lamiendonos y enredando nuestras lenguas. Lo tiré y quedamos frente a frente. El me levantó la camiseta y me empezó a acariciar los pezones, mientras yo seguía jalando y apretando su pene con tanta pasión y calentura. El morbo de la situación era tan grande que mis piernas estaban al punto de sucumbir por la sensación combinada de adrenalina y exitacion, y sabía que él también. Primero, apenas nos conocíamos, segundo, estábamos en un lugar al aire libre, y tercero, estábamos engañando a su novia justo detrás de ella, toda una aventura. Con tan solo 16 años, ambos poseiamos buena musculatura y los abdominales bastante trabajados. El teléfono sonó marcando el final del minuto, lo desactivé y le bajé la pantaloneta y los interiores, observe su dura y mediana polla enfrente de mi rostro, me la metí a la boca observando sus ojos mientras el hacia gestos de placer y exitacion. Se la mamé fuerte y rápidamente, tocando sus bolas y sus nalgas al tiempo. Con un movimiento prolongado de mi lengua en la entrada de la uretra logré que eyaculara en mi boca una basta cantidad de semen. Me levanté y lo besé pasándole el semen para que lo bebieramos juntos. Lugo de eso le dije que como lo había hecho venirse yo lo penetraria ese día, lo que provocó que su gesto se tornará sorprendido. Me reveló que solo había tenido sexo oral con un primo pero que nunca había llegado a lo Anal, yo le dije que era la oportunidad perfecta pues desvirgar a alguien era de lo más rico que alguien podía hacer. Nos Besamos otra vez y arrancamos a correr. Llegamos a la cima, Lugo de una hora descendimos hasta la ciudad y mientras lo haciamos planee nuestro encuentro sexual a susurros para que ellas no escucharán nada. Quedamos de que el le decía a Jeimmy luego de separarnos que el debía hacer unas cosas con su hermano en la tarde así que debía ir a la casa de él (aunque iría obviamente a la mía) la cual quedaba al otro lado de la ciudad. La convenció para que ella aceptará no acompañarlo, y yo le dije a Lina que quería descansar luego del ejercicio. Ella aceptó diciendo que también quería dormir el resto del dia, lo cual resultó muy favoroso. Ya a las 6 de la tarde, Franco llegó a mi casa luego de que yo lo guiará por WhatsApp. Afortunadamente mi padre estaba con su mujer haciendo unas compras bastante lejos de allí, así que todo estaba saliendo bien. Bebimos unas cervezas en lata que tenía escondidas en mi habitación y le pregunté que si había tenido sexo sin condón con alguien. El me dijo que no, que siempre había sido con condón lqs tres veces que había cogido con chicas así que pude cumplir al fin mi fantasía de preñar a alguien. El no tuvo problema en hacerlo, así que lo llevé al cuarto a la sala y allí nos desnudamos y comenzamos con un buen rato de sexo oral. Se la mamé varias veces mientras estimulaba su año, luego el me la chupo a mi y así fuimos turnandonos. A eso de una hora de besos, mamadas y mucho contacto le dije que se pusiera en cuatro, el lo hizo sin titubear y yo comencé a comerle el culo, apretando sus duras y abultadas nalgas las cuales iba a poseer por primera vez en su vida. Primero le metí un dedo masajeando el interior, me exité al oír que gemía silenciosamente mientras introducía y sacaba mis dedos de su culo. Seguí lamiendolo y luego empecé a restregarle mi pene por entre el medio de sus nalgas. Las abrí con fuerza y lentamente introduje mi pene en su año tratando de no lastimarlo. La fricción sin condón resultó exquisita tan solo meter el glande. Lo penetre suavemente unas cuantas veces masajenado su espalda y luego empecé a darle mas duro hasta llegar a embestirlo con fuerza. El gemía cada vez más duro al ritmo de mis penetradas, y al tiempo yo lo masturbaba y le besaba el cuello. Lo cogí en el suelo de la sala, luego pasamos a mi habitación y allí le enseñe a cabalgarme. El movimiento de sus piernas me obligaron a contener el orgasmo para alargar más la experiencia, y al cabo de una media hora no resistí más y eyaculé dentro de su año. El sintió como mi leche caliente se derramaba en su interior y sintió un éxtasis profundo. Nos dimos un beso largo y nos quedamos desnudos y tocandonos en la cama por un rato. Cuando mi padre llamó para avisarme que estaban cerca, le dije que nos vistieramos. Bebimos otra cerveza y se fué a las 8. Por suerte no vicia muy lejos. Desde entonces tenemos encuentros clandestinos en mi casa y en la suya, y cuando su novia no nos está mirando, nos gusta tocarnos a sus espaldas como un juego arriesgado y exitante.

Datos del Relato
  • Categoría: Gays
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 1215
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 100.26.176.111

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 38.074
»Autores Activos: 2.230
»Total Comentarios: 11.857
»Total Votos: 511.852
»Total Envios 21.926
»Total Lecturas 101.506.343