Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Infidelidad

32 cm, un desgarro y un divorcio.

Bueno me llamo Cassandra y tengo 36 años, estoy casada desde hace siete con mi marido Roberto. Nuestra relación es mas o menos buena, hay de todo como en todos los matrimonios supongo.

Si tengo que describirme soy una mujer normal, metro setenta cintura estilizada pues siempre he sido bastante flaquita, pechos no muy grandes la verdad lo que a veces detesto pues me gustaría marcar mas pechos, mi trasero esta bien puesto y mis piernas largas son estilizadas, me gustan mis piernas largas y sensuales, los hombre aun se las miran y se que Roberto se enamoro de mi mirándome las piernas.

Roberto tiene ahora 54 años, me case con un hombre mayor no se si la edad en el sexo tiene algo que ver supongo que si. Yo a los 21 lo hice por primera vez con un novio, fue una relación que duro tres años pero no cuajo la cosa. La relación era buena pero mi ex-novio era un tipo normal y corriente supongo, de igual modo el me desvirgo y me inicio en el sexo. Luego después de dos años conocí a Roberto y hasta ahora.

Me case con el por que me daba estabilidad en varios sentidos, sobre todo económica pues el tenia una empresa de construcción, ahora todo ha cambiado y casi esta sin trabajo y yo tengo una cuenta corriente esquelética y un tío de 54 años en la cama cada noche, uf que futuro.

Es por eso que aquel día que vino José Alberto un ex trabajador de mi marido de un país latino americano, no diré cual pues no voy a comprometer a nadie. Pues vino a casa ha hacer unas reformas, entre el y mi marido las harían de forma sencilla pues se dedicaban a eso.

José Alberto es un típico latino de piel morena oscura y tiene ahora 24 años, esta casado pero su mujer esta en su país y tiene dos hijos, no se como estas culturas son tan dadas a casarse tan pronto y a tener hijos, pero cada uno a lo suyo.

Es de mediana estatura y aspecto fuerte y muy trabajador, me fue contando que echaba de menos a su familia sobre todo a su esposa, supuse que debe ser duro tener a la esposa tan lejos y el aquí solo ¿y el sexo? como se lo debía hacer, a lo mejor se iba con prostitutas quien sabe o a lo mejor tenia a qui una novia, bueno no era asunto mio, pero mi marido en la cama es un poco desastre la verdad y mas desde que tuvo que cerrar su empresa y las cosas nos van mal y encima la edad de el no se todo se acumula y se acaba pagando en la cama supongo.

Mi marido la tiene normalita, 15 cm de carne eso cuando esta a topo porque si no esta animado se me viene abajo enseguida, yo me esfuerzo en dárselo todo incluso mi ano pero el pierde las fuerzas enseguida y a veces solo con darle unas chupadas en su pene tembloroso se corre sin mas, le he comentado de ir al doctor pero creo que el problema esta en su cabeza no se.
Todo vino como rodado, aquella tarde mi marido tenia que ir urgentemente a arreglar unos papeles de la empresa y José Alberto venia ha hacer los ultimos remates de la obra en casa.

Yo lo veía trabajando y me humedecía sola, pensando en la necesidad de el y en mi calentura, ya se que puedo parecer una puta pero no lo soy pues jamas antes había engañado a mi marido y os aseguro que he aguantado mucho, pero soy joven o al menos así me siento y me gusta el sexo.

me cambie de ropa, me puse mi bata corta de seda roja, más insinuante imposible, la bata me llega algo mas de la cintura pero poco mas, debajo un tanga negro muy fino y nada mas, asi con la bata medio abrochada dejando mis pequeños pechos medio al aire me acerque a el.

Jose Aleberto estaba alisando la pared con una pala o algo así yo le cogí del hombro y me acerque, el se echo un poco para atrás yo me acerque mas, el se veía cohibido y incomodo yo me acerqué mas y pegue mis labios a los míos, ahí selle mi adulterio.

El me abrazo y rápidamente metió su mano callosa entre mis piernas suaves, nos seguíamos besando con las lenguas frotándose dentro de su boca, yo le metía la lengua en su boca y el me la estrujaba con la suya, me empece a humedecer enseguida, sus dedos buscaban mis sexo, me abrí de piernas y sus dedos fuertes me tocaban en la raja que se iba humedeciendo mas y mas, me lo lleve a mi cama, a la cama que mi marido ocupaba todas esas noches vacías de sexo, eso aun me éxito mas.

Me abrí la bata, el se empezó a desnudar, su torno moreno y moldeado me éxito aun mas, sus piernas musculosas sus brazos fuertes, entonces se quito los slips.
Su pene, dios que polla, medio hinchada entre sus piernas debía de hacerle 18 cm y aun no se había puesto dura. No espere yo era un volcán, solo quería recibir fuego dentro de mi cuerpo.

Se la agarre y me la metí en la boca, el se tumbo en la cama yo en el suelo arrodillada entre sus piernas y chupándole el pito, le chupaba y chupaba y su polla se puso recta casi al momento, su bola roja desnuda era enorme, me la metía en la boca y la lamia, su polla no me cabía en la boca entera ni intentando poniéndomela a un lado de mi boca me cabía, ahora debía de hacerle 25 cm mas o menos, oh que pedazo de polla.

El me agarro la cabeza y empezó a darme fuerte en su polla, su polla me entraba en la boca y salia muy rápido, así estuve unos minutos eternos pues yo quería esa polla clavada en mi, pero clavada entre mis piernas, jamas me habían clavado algo así y lo deseaba como la vida misma, con toda mi alma y todo mi ser, la quería dentro de mi.

El se corrió entre gruñidos de placer, su semen en mi boca caliente y salado, escupí lo que pude, le acabe de ordeñas con la mano, lo deje seco, casi me corro yo viéndolo a el correrse.

"Oh mamita" fue lo único que me dijo, el también estaba necesitado por lo que pude observar cuando empezó a darme besos en la boca y empezó a agradecerme la felación enorme que le había hecho.
Pero yo quería mas.

me puso en la cama de boca arriba, y me comió el coño, su lengua me traspasaba yo muy mojada me retorcía de placer y me abría de piernas para que su lengua pudiera llegar mas dentro de mi, el me frotaba el clítoris con los dedos y me metía la lengua dentro de la vagina muy rápido, me corrí en chullidos de placer incontrolados, mi coño palpitaba cuando mis líquidos salían de mi como hacia tiempo no me habían salido.

El me puso de espaldas a cuatro patas como se suele decir o como me dijo el "ahora harás de perrita". me abrió de piernas y mi sexo quedaba abierto a el, también mi ano, el me golpeaba con su polla en mi sexo, os lo podéis creer, su polla medio hinchada le servia de látigo para golpearme, jamas me había sentido así, era tan excitante como la primera vez.

Me empezó a preparar, sus dedos urgaban en mi entrada, me metía dos dedos yo de nuevo húmeda empece a calentarme otra vez, mi excitación subía y mi vagina se dilataba para recibirle.

Ahora sentía tres dedos dentro de mi vagina urgandome y dándome una masturbación placentera oh que gusto me daba, se puso tras de mi y note su bola en mi entrada, enseguida sentí el resto.

Su polla me traspaso como nunca antes me habían traspasado, que placer, mi coño húmedo la acepto como si yo estuviera acostumbrada a estos placeres carnales, me daba fuerte yo gemía y saltaba de placer en mi cama, el me daba palmadas en las nalgas y me decía cosas mientras me galopaba como a una yegua, su polla enorme dentro de mi casi no me llagaba al final y cada vez que la notaba dentro del todo la notaba al final de mi carrera y me oprimía dentro partes de mi cuerpo que yo desconocía.

Me tuvo así un rato que yo disfrute con gritos y gemidos increíbles, no podía parar de chillar de gusto no podía, era una follada increíble.

me saco la polla de dentro de un golpe, yo me sentí huérfana cuando lo hizo pues no me quedaba mucho para volver a correrme como una adolescente, me giro y nos quedamos de frente en la cama, se cargo mis piernas en sus hombros y me volvió a penetrar. En esta postura la sentía toda aun la sentía mas adentro, grite de placer y os juro que me dolía cuando me llegaba al final era como si me estuviera desvirgando muy adentro de mi cuerpo, me daba fuerte su pecho moreno se contraía a arcada sacudida yo me abría a el y el me cogía de las piernas por detrás de mis rodillas por mis muslos y me apretaba mientras no paraba de darme mas y mas.

me vine en un orgasmos completo, gemí y grite mas fuerte que antes, el se iva a vernir, me daba igual que se correse dentro de mi en esos momentos me daba lo mismo.

la saco de un golpe y me cogió fuerte la cabeza por el cabello, me la puso en los labios, la metí dentro de mi boca y la chupe, el me apretó la cabeza hacia su polla, su polla me dio en la garganta el me daba fuerte y se corrió con su polla toda dentro de mi boca, casi me ahogaba.

Esta vez su semen fue todo dentro, me lo trague no tenia otra solución pues su polla enorme me oprimía la garganta.

Nos calmamos los dos y nos besamos, el me trataba con mucho cariño y me decía cosas hermosas, decidimos ducharnos los dos juntos.

En la ducha empezamos a tontear, a tocarnos otra vez, su polla totalmente flácida era hermosa, su capullo reluciente y sus testiculos gordos como puños, era un macho autentico, de raza.

Nos enjabonamos los dos el me puso mucho gel en el ano yo sabia cual era su idea, tuve miedo al pensar en aquella polla en mi ano, pero el me daba seguridad, me puso contra la pared de la ducha, me agache todo lo que pude, el me bario las nalgas con sus manos y me apunto con su polla intento metermela y la polla se salio, no estaba del todo empalmado y así la polla salia de mi ano nada mas entrar pues yo nunca lo había hecho por detrás y mi ano no dilataba lo suficiente para semejante polla.

Me dio la vuelta y me la metió en la boca, le estuve chupando mucho rato, tanto que me dolía la boca de chupar, pero al fin se la puse otra vez como a un toro, larga dura, reluciente, peladita de la punta oh que pedazo de polla.
Me puso de nuevo en la posición para poder metermela por el culo, la note enorme, me dolía el apretaba yo chillaba esta vez de dolor, gracias al gel mi ano estaba lubricado, el empujaba y mi ano se negaba a aceptar aquel trozo de carne, entro la mitad calcule a partir de ahí mi ano ya no estaba lubricado y el me dio un empujón tan fuerte que mi cara choco contra la pared de la ducha.
Sentimos perfectamente un ras.

Me había roto, el no se percato del dolor pensaba que yo chillaba de placer, le implore le dije de todo pero en el clímax del sexo el no se percato de nada y me siguió dando tan fuerte como antes en la cama.

No se acababa nunca, el no se corría nunca, intente salirme, era imposible, me sujetaba de la cintura con fuerza y el espacio era reducido enfrente la pared detrás el, no había donde huir.

Chillaba tanto que escuche el timbre de la puerta, luego supe que eran los vecinos alarmados de mis gritos, el me daba tan fuerte que mis pies de levantaban del suelo cuando me embestía, su polla me llegaba tan adentro de mi ano que me sentís rota, era como si un puñal de sierra me estuviera rajando por dentro.

Me tuvo allí mucho rato, perdí la noción del tiempo, casi me desmayo del dolor, la vista se me nublaba y el no paraba de darme.

Al fin supongo que se corrió pues no sentí su semen en mi ano, el se separo de mi, cuando me la saco caí en la ducha un charco de sangre me rodeaba.

En el hospital mi marido se entero de todo, me había desgarrado analmante, 14 puntos interiores y 5 exteriores pues el desgarro iba del ano a la vagina, su enorme polla no solo era larga sino gorda muy gorda.

Mi marido me ha dejado y yo ya recuperada valoro si ha valido la pena la aventura, supongo que si, ahora soy libre para disfrutar de la vida y una vez probada esa polla os aseguro que me puedo comer la que sea, de José Alberto no se nada mas creo que volvió a su país con su esposa, pobrecita.

Hable con el por teléfono una vez la ultima, llamo para decirme que se iba pero que no sabia cuando, hablando de lo nuestro le pregunte algo que no me dejaba dormir tranquila.

¿Cuanto te mide la polla? - Le pregunte.
32 cm, me dijo con toda la naturalidad del mundo.
Datos del Relato
  • Autor: melisa
  • Código: 21939
  • Fecha: 22-11-2009
  • Categoría: Infidelidad
  • Media: 6.79
  • Votos: 154
  • Envios: 8
  • Lecturas: 239234
  • Valoración:
  •  
Comentarios
8 comentarios. Página 1 de 2
luis mardonio suarez
invitado-luis mardonio suarez 03-03-2017 01:49:19

yo solo la tengo de 16 cm y quiero cojer con alquien de aqp, me gusto el relato ahora puede hacer un fisting por el culo yo doy massages

invitado
invitado-invitado 28-12-2016 05:21:09

Que tal culo la guara ese

federico
invitado-federico 16-02-2015 07:05:14

Cero credibilidad

mica
invitado-mica 08-12-2014 00:39:39

jaja que falsedad amiga me diras que te seguira penerando aun con el dolor? sabes el codazo en la costilla que le doy y luego queod todo bien? aprende a relatar y la proxima armate un final como la gente

cesar
invitado-cesar 07-11-2013 16:50:50

asi somos los latinos de picos largos y gruesos la mia mide 31 con tremendos cocos y bien cabezona

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 22.933
»Autores Activos: 1.349
»Total Comentarios: 11.026
»Total Votos: 510.454
»Total Envios 22.233
»Total Lecturas 53.142.964