Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Fantasías

Un trio inesperado

Un trio inesperado, con un maduro experto que nos hizo disfrutar de experiencias completamente nuevas y únicas



Hola somos una pareja madura que tras una larga monotonía en el sexo hemos decidido dar un paso y probar nuevas vías para activar lo que parece se está perdiendo, yo soy Carlos y mi mujer Sonia, ambos en los 50 pero bien conservados, yo soy bi curioso  y ella acepta esto perfectamente siempre que el sexo sea compartido aunque nunca antes hemos tendido ninguna aventura fuera.



Mi curiosidad viene desde chaval  donde pasaba largas temporada en casa de mi abuelo viendo sin saberlo el,  cómo follaba con una vecina, pues él era viudo.



Me atraía mucho verlo follar con su enorme y largo pene venoso que para su edad lo mantenía en buena forma y además satisfacía plenamente a aquella vecina que venía con frecuencia a que mi abuelo la montase.



Yo ya me la menaba viendo revistas que el tenia escondidas hasta que descubrí como poder espiarlo cuando follaba haciéndome a veces una y dos pajas mientras los veía en la faena.



Me daba morbo ver aquella mujer desnuda y su frondoso chocho, pero lo que me excitaba era aquella enorme polla larga y venosa que a mí me parecía increíblemente grande y aun hoy en día pienso que era un superdotado de rabo, pues calculando creo andaría en unos veintitantos centímetros y además muy gruesa.



Yo por desgracia no herede  ese tamaño aunque tampoco me puedo quejar, pero la rutina nos ha llevado a caer casi en el olvido de echar un polvo  a penas cada dos semanas.



Le conté a mi mujer hace un tiempo  las pillerías  mías siendo chaval viendo a mi abuelo follar a la vez que le dije que no sería mala idea  añadir uno como el a nuestras fiestas de cama cada vez más escasa, y aunque al principio se lo tomo a broma luego me dijo si a mí no me molestaría, pues verme con otro hombre en vivo quizás luego no me sentaría bien.



Le dije que estaba preparado y ella ante mi sorpresa me dijo que si era el caso tenía que ser mayor pues a ella curiosamente también le atrae muy maduros, y luego pasaríamos si todo va bien a estar con algunas parejas.



El día de auto nos decidimos a intentarlo y nos fuimos a un club de intercambio que habíamos visto por internet si bien en la puerta tuvimos nuestras dudas a la hora de entrar pues dudábamos que nos encontraríamos dentro.



Tras unas dudas, casi íbamos a dar la vuelta, cuando oímos a nuestra espalda una voz masculina que dijo, no tengan dudas que seguro se cumplen sus sueños.



Nos giramos y como salido de una lámpara mágica allí estaba aquel  hombre que rondaba los sesenta y alguno, alto y corpulento con el pelo totalmente blanco y aspecto abuelo varonil, que nos dio una magnifica impresión.



Nos preguntó si éramos pareja primeriza en estos juegos, diciéndole mi mujer que sí, que por eso andábamos con las dudas, nos dijo que no tuviésemos miedo y que nos invitaba a una copa en la barra sin ningún compromiso para que perdiéramos ese temor.



A los pocos minutos estábamos hablando desenfadadamente los tres, observando tanto mi mujer como yo que no andaba mal equipado, pues cuando se dirigió al aseo un momento, comentamos que parecía tenía un bulto de lujo, diciendo mi mujer que era muy sexy y atractivo y que si quería yo podemos invitarlo e iniciar esa nueva aventura con él.



Acepte  y tras otra copa en la barra juntos, mi mujer se fue desinhibiendo y comenzó a aceptar unas pequeñas caricias de ambos, pero decidiendo tras unos pequeños flirteos  salir e irnos a un sitio más personal.



Le dijimos que en casa estábamos solo y si quería venir, aceptando rápidamente nuestra proposición.



Ya en casa decidimos no cortarnos y tras  dirigirme yo a poner unas copas, a la vuelta ya el andaba acariciando y besando a mi mujer.



Me sentí tremendamente excitado y sentándome al lado de ella comencé también a desvestirla y acariciarla a la vez que me quite los pantalones y camisa para quedarme solo con el slip mostrando ya un empalme de película por la excitación del momento.



Una de sus manos se deslizo suavemente a través del tanga de mi mujer que se había puesto para la ocasión y tras alabar su cuerpo comenzó a acariciar con sus dedos el sexo de mi mujer, comenzando este a gemir por las atenciones  recibidas.



Yo le solté el sujetador y sus pechos con aquellos enormes pezones quedaron al descubierto a merced de nuestras bocas  pues casi al unísono fuimos a besarlos y comerlos.



Se incorporó el y se deshizo de su camisa así como de su pantalón, mostrando un torso todo velludo y blanco muy atractivo por cierto, así como unos slip de pata ajustados que marcaban lo que nuestras sospechas habían previsto, pues un bulto de unas dimensiones excelentes, se marcaba fuertemente, quedando mi mujer boquiabierta  a la vez que él le tomo la mano y la llevo a acariciar aquel paquete.



Mi mujer suspiro ante su picarona sonrisa mientras agarraba aquel paquete sobre el slip, si bien picaronamente metió una de las manos por la entrepierna para testar lo que había debajo.



Resoplo mirándome a la vez que me dijo, Carlos este la tiene mucho más grande que tú, y que huevos tiene ufff.



Había perdió mi mujer ya todo su miedo y recelo bajando sin ningún escrúpulo los calzoncillos a las rodillas, dejando al descubierto aquel enorme rabo, aun morcillón pero grueso y largo como nunca había visto, y mira que en la época de la mili y en los gimnasios había visto algunos grandes.



Me recordó al de mi abuelo aunque este parecía allí tan cerca más grueso.



Lo agarro mi mujer con su mano  pidiéndome acercara el mío, lo puso a su lado para comprarlo.



Quede claramente en desventaja aunque como digo no me puedo quejar pues mis dieciocho centímetros no son moco de pavo y más con lo dura que la tenía ahora.



Junto mi mujer las cabezas, frotándolas y  notando como aquello crecía al momento hasta agarrar una rigidez esplendida, viendo también que su enorme glande duplicaba al mío en tamaño, comenzó a chupar la mía en primer lugar mientras agarraba aquel coloso y golpeaba su punta por su cara.



Con la otra mano le había agarrado sus enormes y peludas pelotas que también dejaban a las mías en entredicho, pues aquel abuelo, parecía un semental sacado a molde y había conseguido desmelenar a mi mujer como hacía tiempo no la veía.



La llevamos a la cama ya los tres desnudos por completo y allí comencé a besarla mientras ella acariciaba aquel rabo y él le dedicaba una sabia atención en su sexo con los dedos haciéndola gemir de placer.



Cuando deje la boca libre ella llevo rápidamente aquel enorme y duro rabo a sus labios, si bien tenía difícil digerir aquel grosor, saboreando la punta como a mí me solía hacer si bien la mía la metía toda en su interior sin problemas.



Levantaba mi esposa las caderas ante las sabias caricias de aquellos dedos, bajándome yo rápidamente a comerle el sexo como solía hacerle para correrse primero ella.



Saco los dedos para dejar paso a mi lengua comenzando a pellizcarle y sobarles los pezones y pechos  mientras  mi mujer degustara toda la longitud y grosor de aquel vástago que tenía ante sus ojos.



Tuvo mi mujer su primer orgasmos con mi comida de chocho, pidiendo le acercara ahora mi polla a su boca, intuyendo uno que deseaba ahora le penetrara aquel abuelo.



Acerque mi rabo como dijo,  comenzando a comerlo mientras él se puso tumbado acercando su duro pene a su chochete e iniciando un juego de roces con su punta que hacia mi mujer levantara la cadera  como poseída por el diablo.



Ante aquel placer balbuceaba ella  pidiéndole se la metiera si bien el siguió jugando al gato y al ratón con su mojado y chorreando chochete.



De pronto soltó mi polla de su boca para soltar un alarido de placer al ser penetrada por solo medio rabo de aquel coloso, pues mire y el había introducido la punta   y poco más, pero por su enorme tamaño y grosor le dio un placer que quedo como anestesiada.



Me agarro nuevamente con ansia mi rabo para comerlo ahora con desespero y casi me hace explotar y correrme, pero otra oportuno alarido hizo cesara de momento en el empeño al ser penetrada de un golpe de cadera por la totalidad de aquel coloso.



Movió la cadera con lentitud y sabiduría, haciendo que mi mujer se retorciera de gusto y  placer sobre la cama, mientras el con movimientos armónicos iba metiendo y sacando a la vez acariciaba sus pechos.



Ahora me comía mi esposa los huevos y rabo de forma desenfrenada mientras era follada por aquel abuelo, haciendo que en pocos minutos se volviera a correr como hacía tiempo no repetía.



La saco ante la cara de sorpresa de mi mujer, calmándola rápidamente a la vez que le dijo, tranquila que es para poner una postura más cómoda para ti.



Me hizo sentarme sobre la almohada para que ella se pusiera a comérmela de rodillas dejando su trasero y chochito a su merced.



Se puso tras ella con aquel monstruo en las manos, todo empapado en los jugos del sexo de mi mujer y tras golpearle levemente sobre este  y su trasero acerco nuevamente la punta y volvió a clavársela hasta la base de sus enormes huevos.



Mi mujer soltó un aullido de placer ante aquel pollazo , comenzando a comerme como una posesa, mientras él le metía golpes de cadera y la hacía gozar como hacía tiempo no la había visto.



Yo estaba a punto correr y le dije a mi esposa que parara que iba a explotar, pero ella en el fragor de aquella batalla de placer no me hizo caso y recibió una descarga en su boca que la hizo casi atragantar, pues mi excitación había sido tal que solté una de las mayores corridas de mi vida.



Las rodillas de mi mujer se aflojaban ante las acometidas ahora fuertes de aquel viejo semental que la mantenía firme entre sus manos sobre las caderas y clavada por aquella larga y gorda polla que la estaba follando de lujo.



A mí se me había quedado morcillona pero mi mujer seguía medio comiéndola entre tanto gemido cuando él le pregunto si se podía correr dentro.



Le dijo que si entre sollozos de placer a la vez que se corrió por tercera vez ante mi sorpresa, aprovechando el su momento para acelerar y llenarle el chochito de su enorme lechada, pues cuando la saco tras correrse esta aun goteaba y salía por toda el sexo de mi esposa parte de lo que dentro había dejado.



Quedo  rendida boca abajo sobre la cama con una mano en su chochete como calmando o saboreando con los dedos aquella copiosa corrida  mientras el la beso en la nuca y quedo a nuestro lado con aquel enorme pollon semirrígido ahora.



Me miro y dijo, parece gozamos los tres un montón, espero haberos dado un buen inicio en esto de los tríos e intercambios.



Yo le dije que había cumplido las expectativas con un sobresaliente y que pensaba que mi mujer también, solo había que mirarla como había quedado.



Me pregunto que había notado yo le parecía bi, y me dijo que no me cortara a la hora de tocar o besar o chupar pues a muchos hombres también le gustaba eso y más cuando están dos con una mujer, es algo según dijo que nos excita mucho a nosotros y a ellas les pone más.



Mi mujer ante mi sorpresa dijo que era cierto que le daba morbo verme tocar otra polla o jugar con ella.



Ves, dijo  el, la próxima vez no te corte a mí  me pone mucho que la mujer vea que su marido me la chupa o me toca  y diciendo esto me cogió la mano y se la llevo a su rabo para que se lo acariciara.



Note que aunque dormida aquella polla pesaba y era enorme, la agarre y la balancee así como estaba semirrígida animándome mi mujer a que la besara ante mi sorpresa.



Baje la boca obedeciéndola y allí comencé la primera vez que chupaba una cabeza enorme y gorda a la vez que acaricie sus gordas pelotas, notando como mi polla crecía ante el asombro de ambos.



Se giró ella y viniendo a mi lado comenzó conmigo a comérsela juntos, echándose el sobre la cama relajado y dejándonos a nosotros degustar su buena polla.



Cuando llevaba un buen rato y ante mi empalme el me pidió me follara a mi mujer mientras ella se la chupaba,  y así hice pegándole un polvazo  de los que hacen época, pues me tire más de quince minutos intensos de mete y saca haciéndola correrse nuevamente a ella.



A él se le volvió a poner medio dura y tras sacarla del chochito de mi mujer me puse a su lado a ayudarla.



Yo agarre aquel cuerpo por la mitad mientras ella intentaba meterse la cabeza en la boca y masajeaba sus enormes y peludas pelotas.



Alternamos  sorprendiéndome lo desmelenado que yo andaba con aquella polla, hasta que mi mujer se volvió a calentar y se subió sobre ella, dejándome a mí la labor de acariciarle los huevos mientras ella lo cabalgaba.



Gemía y ponía cara de dolor cuando saltaba sobre aquel rabo enorme con las manos sobre su pecho todo forrado de pelo blanco, al que frotaba y agarraba con pasión, hasta que el viejo comenzó a jadear anticipando se corría.



Se bajó ella ante mi sorpresa de aquel potro y agarrando nuevamente aquel pene enorme siguió pajeandolo poniendo la boca en su punta hasta que comenzó a soltar chorros de espeso esperma que trago y repartió por su cara a chufletazos , mientras él se retorcía de gusto en la cama.



Acabo allí una tarde noche de lujo que difícil olvidaremos, con un comienzo que cubrió con sobredientes nuestras expectativas y nos liberó de aquel bloqueo mental que teníamos.


Datos del Relato
  • Categoría: Fantasías
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 1868
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.238.116.201

1 comentarios. Página 1 de 1
carlos-sandra
invitado-carlos-sandra 04-07-2024 09:27:06

un buen rrelato del cual debo decir que nos hemos sentido identificados,pues hemos vivido esta situacion en varias ocasiones en nuestros trios

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 38.094
»Autores Activos: 2.231
»Total Comentarios: 11.859
»Total Votos: 511.861
»Total Envios 21.926
»Total Lecturas 101.643.898