Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Incestos

MI CUNADO JUAN Y MI ESPOSA

Comenzare por decirles como es mi esposa, es un poco llenita, de grandes senos talla 38-b,con unas aureolas semioscuras y rematados en unos pezones exquisitos que son mi delirio, de caderas anchas y con un culo de campeonato el cual hasta la fecha lo guarda virgen, y que decir de su vagina, con un olor divino, de vello recortado y caliente como ella sola, es muy sensual y por lo que me ha contado ella hasta a sus hermanos provoca con esas tetas que dios le dio, y es precisamente uno de sus hermanos el protagonista de este relato.
Se llama Juan, el es delgado, alto, con un cuerpo marcado por el ejercicio, y de una verga de buen tamano, ya que el dia que sucedio lo que ahora les relato pude observarlo bien. Nos llevamos super con el, pues es con el que mas platicamos y nos contamos todo,ademas que no es tan espantado y es el mas carita y mujeriego de todos sus hermanos.
Era sabado, mis hijos se habian hido de fin de semana con su abuela, estabamos solos haciendo los deberes de la casa, en fachas por supuesto, yo con un short y una playera grande y mi esposa, Linda, con una pijama que me fascina porque no usa nada debajo de ella, con botones al frente la camisa de manga corta y un short holgado al que con solo hacerlo delado se le pueden ver los vellos de su vagina para deleite de mis ojos. Debido al tamano de sus senos en cada movimiento y a lo holgado de la camisa se bambolean sus tetas con tal fuerza que a veces han llegado a abrir los botones de la camisa de pijama, asi que ya se imaginaran que de vez en cuando a cada pasada ya le sobaba sus senos, ya le tocaba su vagina o de plano le levantaba la camisa y le daba unas mamaditas a sus senos, cosa que le encantaba y la ponia cachonda, al tocar su clitoris ya su vagina me decia que estaba preparada para mas, por su lubricacion. Estabamos yo con un pezon en la boca y ella tomandome de la cabeza apretandome hacia ella cuando se escucho el ruido de la puerta, alguien estaba llamando, rapidamente nos separamos, yo con mi miembro formando una casa de campana en mi short y ella con los pezones erectos por el masaje que minutos antes le daba a sus senos.
Era mi cunado Juan

-!pasale cunado que milagro!-

-nada canijo, pasaba por aqui y decidi visitarlos-

-Linda, es juanjo-

salio mi esposa con alegria ya que se querian mucho

-hola que paso?-

-nada hermanita, me dije: no los he visitado y decidi traer un pequeno presente-

y saco una botella de tequila para disfrutar, en un momento dado vi que la vista de Juan se desvio de los ojos de mi esposa, mire y pude ver el motivo, los pezones de Linda se notaban aun erectos y al estar lavando los platos que era lo que estaba haciendo se habia humedecido la camisa de pijama dejando ver aun mas lo oscuro de los pezones a traves de la tela, cosa que al parecer no paso desapercibida a la vista de mi cunado. Senti un cosquilleo en el estomago nada mas de pensar en que mi cunado la veria como mujer y no como hermana, despues de todo ya estabamos cachondos. . .
Comimos, reimos y tomamos esos tragos que nos relajaron, y como no, tambien nos deshinibieron, lo digo porque Juan ya no disimulaba para ver los senos de su hermana cuando se movia ya sea para darnos hielo o para servirse una copa y sus senos se bamboleaban de un lado a otro con libertad. Al ir al bano y levantarse Juan a servirse una copa se me hizo facil sentarme donde el estaba por lo cual quedaba ahora a la izquierda de su hermana, contabamos cuentos y reimos demasiado, de pronto en una de esas, cuando mi esposa rio con gracia y a carcajadas no se dio cuenta que su camisa se habia desabotonado a la altura de sus senos dejando ver parte de esos tremendos melones que tiene mi amada esposa, de lo cual yo me di cuenta pero no dije nada esperando que mi cunado se diera cuenta, Linda ya estaba un poco mareada, lo notaba en sus comentarios, ya que cuando se toma unas copas de mas es mas abierta en cuestion de sexo, en sus platicas y ademas se pone mas cachonda, cosa que ya estaba antes de llegar. En un momento la mirada de Juan se centro en el pecho de su hermana y abrio tremendos ojos al notar que la camisa de su hermana le regalaba un espectaculo exquisito, se le notaba parte del pezon y gran parte de esas montanas de carne, dio un trago y por poco se atraganta, yo al notar que volteaba a verme me hice el disimulado y me levante para cambiar la musica.
Seguimos charlando hasta llegar a los temas sexuales, mi cunado nos hizo varias preguntas sobre sexo ya que yo le llevo siete anos y su hermana le lleva cuatro, para ser mas claro Linda tiene 37 anos, Juan 33 anos y yo tengo 42, se sentia el ambiente mas caliente, Linda se movia inquieta, yo sabia el porque, estaba poniendose mas cahonda, y yo con el miembro a mil como poste, con la cabeza asomando por un lado, nada mas de ver la cara de Juan cada vez que miraba a su hermana por el hueco de su camisa me excitaba aun mas; yo creo le agrado esa vista ya que no dijo nada acerca de los botones.
Era algo morboso pensar lo que estaba imaginandose mi cunado al ver las tetas de su hermana, ya que al ir su hermana al bano pregunto sin reparo:

-oye cunado, y a ti de que tamano te gustan los senos de las mujeres?-

respondi con un poco de picardia inyectando lujuria a mi respuesta

-!hay cunado pues no te das cuenta o estas chato, como los de tu hermana, grandes y que se muevan al caminar, con unos pezones oscuros para acabar de criarme y verlos todo el tiempo!-

mi cunado se puso rojo por el comentario y rio diciendo

-claro cunado que tarugo soy verdad?-

y sin darle oportunidad a reaccionar volvi a arremeter esperando una respuesta automatica de Juan

-a poco a ti no te gustan grandes como los de tu hermana?-

-!pues claro que si, ya quisiera que mi esposa los tuviera como la tuya, seria feliz!-

lo habia dicho y eso puso a trabajar mi mente, seria posible que pudiera relizar una fantasia que he tenido siempre? poder ver a mi esposa tener relaciones con otro hombre y mas siendo su propio hermano. . .
El anzuelo estaba hechado pero necesitaba un poco mas de tiempo y alcohol para que sucediera algo, por lo que prontamente le volvi a preguntar tratando de no dejar el tema y provocarle mas tentacion a mi cunado esperando saber que pensaba indirectamente de su hermanita

-. . .y que es lo que harias con unas tetas como esas?-

-uhh cunado, que no haria?, las besaria, las morderia, las tocaria, las sobaria hasta hartarme. . .-

dio un trago a su vaso y se quedo como imaginando y viviendo el momento ya que en un movimiento disimulado se acomodo la verga por encima del pantalon.
Linda se habia tardado, me levante para ver porque se tardaba y al entrar a la recamara pude ver a linda recostada de lado roncando, dormida como una bebita, y para mi suerte con su camisa desabotonada ensenando un poco mas, no pude contenerme y me acerque desabotonandole un boton mas sacandole casi por completo una teta y saboreando su rico pezon le di unas mamaditas, ella entre suenos suspiro, moviendo su brazo como para que tuviera yo mas libertad para accionar, yo creo que por los tragos se olvido de su hermano y cachonda como estaba me fue facil ponerla a tono.
Pareciera que todo se daba para realizar mi fantasia, le deje la blusa desabotonada, acomodada de tal forma que pareciera un accidente al moverse estando dormida, todo esto porque para ir al bano tienes que atravezar la recamara y cuando mi cunado Juan viniera al bano veria ese espectaculo divino de su hermana para el.
Hice como que entraba al bano y sali con una sonrisa de oreja a oreja, como quisiera que la vejiga de mi cunado se inflamara a cada rato para provocar la lujuria y el deseo de mi cunado por su hermana.

-ya cayo tu hermana pinche cunado-

-no manches, que poco aguante.-

Hizo una cara de desilucion, yo creo porque ya no podria ver las tetas de su hermana, pero yo sabia que estaba totalmente equivocado, porque al ir al bano se toparia con las tetas de su hermana a su alcance y mas destapadas, en la posicion que la habia dejado se le podian ver un seno totalmente descubierto con el pezon erecto por el frio y la mitad del otro seno cubierto tan solo por esa pijama que yo adoraba.
Seguimos charlando de sexo, las preguntas de Juan ya se enfocaban a las relaciones intimas de su hermana conmigo

-y que onda cunado como sigues con mi hermana en el sexo?-

-mejor! cada dia es mas deshinibida y mas caliente.-
El se tocaba el pene y me miraba con interes

-y que es lo que le gusta mas a ella que le hagas.?-

sus preguntas eran cada vez mas directas, habia mordido el anzuelo

-a tu hermana le gusta que le muerda sus senos, todos, desde abajo hasta los pezones, le encanta, despues una buena sesion de sexo oral y por ultimo una buena cogida.-

se hizo un silencio brutal, mi cunado no disimulo la sorpresa y llego el momento que tanto esperaba.

-dejame ir al bano cunado, ya no aguanto!-

se levanto y en ese momento me empezaron a sudar las manos, mi corazon latia aceleradamente, mi pene respondia al latir de mi corazon, el solo imaginar a mi cunado observando las tetas de su hermana me ponia totalmente cachondo, aprovechando el momento me saque el pene y comenze a masturbarme pensando en lo que sucederia despues. La puerta del bano hace ruido al abrir o cerrar, por el cerrojo que es de fierro, esto lo digo porque me pude dar cuenta que tardo en entrar al bano ya que no se escucho luego luego el cerrojo, de seguro Juan se deleitaba la pupila con las tetas de su hermana, se escucho el cerrojo despues de unos minutos y apresuradamente me diriji a la recamara con sigilo, ahi estaba Linda mi esposa destapada aun mas de como la habia dejado y con huella de saliba en el pezon descubierto, sabia que su hermano no desaprovecharia la oportunidad que se le brindaba.
Tan solo de imaginar la escena casi me provoca un orgasmo, escuche el ruido del agua del retrete y casi corriendo me fui nuevamente a la cocina, sentandome como si nada, nuevamente se escucho la puerta del bano al cerrarse y tardo mas tiempo de lo normal en salir de la recamara, de seguro estaba inclinado chupando con calma ese pezon tan delicioso de su hermana.
Se me prendio el foco!, como no lo habia pensado antes, en la puerta del bano por ser metalica hice un orificio para poder ver a mi esposa cuando se bana y tomarle fotos con el celular, ahi seria mi punto secreto de vigia al entrar al bano, en cuanto llego mi cunado a la cocina ya se le notaba una tremenda ereccion a travez del pantalon

-en que hibamos cunado?-

- en que me decias que te gustaban las tetas grandes como las de tu hermana.-

-ah! si.de hecho ando caliente nada mas de pensar en ellas..-
-en las tetas de tu hermana?!-

-.si.digo no!.en las tetas grandes.-

titubeo como si se hubiera descubierto.

-mira Juan no te debes sentir mal por el hecho de que te llamen la atencion los senos de tu hermana, son grandes y deja que te lo diga yo, son hermosos, y ademas no me molesta hablar de ellos, al contrario me pone cachondo esta platica.-

-bueno cunado, pero no deja de ser mi hermana.-

-si, pero con unas tetas capaz de volver loco a cualquiera, o no?-

-no pues la verdad si, pero me siento raro tan solo de imaginarmelas.me gustaria y a la vez siento que no esta bien.-

acababa de decir lo que sentia realmente, no habia pensado sus palabras. Decidi hechar toda la carne al asador.

-que harias si tuvieras unas tetas como esas ahorita?-

-pinche cunado me pones a pensar muchas cosas.- -vamos, dime, que harias?-

finalmente dejo de luchar contra lo que sentia diciendo

-las chuparia, las besaria palmo a palmo, me quedaria a jugar con sus pezones y de paso le daria un tratamiento en su sexo como nunca lo he hecho.-

acabando de decir esto volteo hacia la recamara como mandandole un mensaje al cuerpo dormido de su hermana, como imaginandose lo que le haria en cualquier momento. No podia dar marcha atras era ahora o nunca.

-y si te hiciera realidad tu deseo?-

-y como pinche cunado? si esta tu esposa en la casa, no te creo.-

-apuesto lo que quieras Juan.-

acabando de decir esto se abrieron sus ojos.

-a ver si es cierto.-

-conste Juan, lo que yo quiera.-

-va! ya sabes que yo cumplo mi palabra.-

me levante al bano diciendole

-esperame un momento que ya me anda-

tenia que darle oportunidad para que su deseo creciera y no se hechara para atras a la mera hora, al llegar a la recamara le di unas mamaditas a mi esposa y le hice a un lado su short para darle unos lenguetazos a ese clitoris que tenia rato esperando un tratamiento especial, estaba humeda, caliente, esperando ser poseida, y para eso estaban dos hombres, su hermano y yo.

Cerre la puerta y saque mi pene esperando a ver si mi cunado se animaba a algo mientras estaba yo en el bano, y no me equivoque, en cuanto cerre me hinque a ver por el orificio, el cual disimulo con un pedacito de papel de bano para que no se note. no tardo ni un minuto se acerco como si fuera un ladron, despacio, sin hacer ruido, primero volteo hacia el bano como para cerciorarse de que estaba ahi, y luego se acerco a su hermana viendola y sobandose el pene encima del pantalon, acerco una mano hasta su seno descubierto y lo acaricio como con temor de lastimarlo, una mezcla de lujuria y ternura, de deseo y carino, de morbo y pasion, le descubrio los dos y se agacho y los comenzo a besar desde donde comienza la copa hasta los pezones, sentia que mi corazon se desbocaba, tuve un orgasmo nada mas de ver como le mordia los pezones. Jamas imagine que llegaria a ver lo que mis ojos veian, era algo morboso, totalmente cargado de lujuria, algo unico, ver como mi cunado le comia las tetas a su hermana.

Era tal mi calentura que mi miembro
no dejaba de estar erecto. Volvio a voltear hacia el bano y se decidio, le hizo a un lado el short y dejo ver ese monte de venus con el bello pubico recortado, estaba humeda, se inclino y le dio tres lenguetazos en su clitoris, yo no aguantaria mucho, deseaba salir y decirle que siguiera sin preocuparse pero deberia de ser poco a poco, entonces deidi salir, el al escuchar que hiba a salir tapo un poco a su hermana y se fue inmediatamente a la cocina, al salir pude ver aun la saliva de mi cunado en la vagina de mi esposa, me puso a mil. Tenia que dar el ultimo empujon y retome la platica.

-entonces cunado quieres hacer realidad tus deseos?-

-a ver si es cierto? ya apostaste y yo no me rajo.-

-ok, ven.-

lo tome del brazo y nos dirijimos a la sala, esta entre la cocina y la recamara, a lo que el penso que desde el telefono me comunicaria con alguien, pero al ver que me dirigi a la recamara dudo.

-pero que onda cunado?.-

-no que querias ver si era cierto que te hiba a realizar tus deseos?..-

y al decir esto lo puse enfrente de su hermana la cual seguia ensenando sus senos y sin darle tiempo a reaccionar coloque una de sus manos en uno de los senos de su hermana, a lo que reacciono con sobresalto queriendo quitarla pero aplique un poco de fuerza y la coloque de nueva cuenta sobre una tet

-que pedo cunado.yo.-

y al sentir la piel de su hermana tibia y tersa ya no pudo mas que decir

-.pero.es mi hermana.-

-si y tambien mi esposa y por mi no hay problema.-
y diciendo esto me arrodille y comenze a darle unos lenguetazos a su clitoris que lo pedia a gritos, viendo esto Juan no pudo resistir mas y comenzo a sobar las tetas de esa hembra que lo habia transtornado de un momento a otro, las tetas de su hermanita, las tocaba como temiendo hacerles dano, con ternura y deseo, se inclino y sin pena alguna termino de desabotonar su blusa dejando las dos montanas de carne al descubiert

-en verdad son hermosas cunado.m.que delicia.-

yo seguia dandole ese trato que tanto le encantaba a mi esposa, ella por su parte solo comenzo a gemir, sabia que por la cantidad de alcohol que tomo no despertaria y pensaria que era yo el que le prodigaba esas ardientes caricias, solo se movia inquieta pero no pudo abrir los ojos, lo que calento aun mas a Juan su hermano, sola separo las piernas y le tomo dela nuca a su hermano comoindicandole que esas mamadas en sus tetas le fascinaban,
-.hay hermanita estas bien buena.mh.que ricas tetas tienes.-

las masajeaba y las mordia con lujuria y carino a la vez, mordia sus pezones y lamia desde la punta hacia abajo y viceversa, era algo unico, yo no aguante mas y me desnude para masturbarme, el al ver que lo hacia hizo lo mismo, pude ver que tenia una buena herramienta, gruesa y venosa, la cual escurria lubricante indicando que tambien estaba caliente

-.cunado ya no aguanto.por favor.-

y diciendo esto se subio a la cama, le indique que de lado y lo hizo de inmediato, le ayude levatandolas piernas de Linda, coloco su miembro en la entrada de la vagina de su hermana y gracias a lo lubricada que estaba no opuso resistencia y de una sola embestida se lo metio hasta adentro a lo cual los dos gimieron,

-.mmgf.que delicioso hermanita.-
ella solo suspiro

-.aah.-

-te gusta Juan?.verdad que tu hermana coge delicioso?.-

-.ah.si.si cunado.coge delicioso.ah.eres afor.tuna.do.ah.-

mi esposa con una mano recargada en el pecho de su hermano y con la otra agarrando mi verga, chaqueteandomela, disfrutando de ese doble placer, si supiera que quien se la estaba cogiendo era su hermanito a quien mas queria.mi cunado seguia bombeando desesperado. como si se le fuera a escapar en algun moment
-.cunado.me vengo.me vengo.-

y sacando su miembro escupio tanto semen como se lo podran imaginar, le cayo a mi esposa entre las piernas y en el estomago, habia sido una corrida de locura, yo tambien no podia mas y deje escapar mi semen en la mano de su hermana, fue algo increible, lo habia logrado, habia realizado mi fantasia de poder ver a mi esposa cogida por otro hombre y lo mas maravilloso y morboso es que ese hombre era su propio hermano, el hermano que mas queriamos, mi cunado favorito que despues de esto seria incondicional.

-entonces que Juan? perdiste la apuesta o no.?-

-pinche cunado no te mediste perdi a buena ley y fue increible y delicioso.-

acabando de decir esto y teniendo una teta en la boca degustando todavia de esos pezones que me pertenecian, de esos pezones que de ahora en adelante no dejarian de estar en la mente de Juan su hermano

-perdi cunado.perdi.pideme lo que quieras.hum.-

-estas seguro de lo que dices Juan?.-

-.m.ya sabes que no me rajo.m.lo que quieras.-

-esta bien manana te lo digo.dejame disfrutar de mi esposa.-

y tomandola por la cintura me dispuse a hacerle el amor. Manana le diria a Juan que lo queria tenia que ver con su querida y joven esposa, Katia.
Datos del Relato
  • Autor: otrorafa
  • Código: 18989
  • Fecha: 02-09-2007
  • Categoría: Incestos
  • Media: 5.66
  • Votos: 56
  • Envios: 6
  • Lecturas: 7896
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.198.96.198

1 comentarios. Página 1 de 1
Omar
invitado-Omar 14-02-2018 03:53:07

Mi cuñado esposo de mi hermana se coje a mi esposa y es muy morboso ver como me hacen cornudo

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 25.454
»Autores Activos: 1.498
»Total Comentarios: 11.582
»Total Votos: 512.406
»Total Envios 22.251
»Total Lecturas 57.934.693