Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: De Fiesta

La domestica con el dueño de la mansión y se entera que no es la única y +

Acomodándose a la vez, subiéndose un poco finalmente ajustándose el final de las botas látex negras de tacón de aguja hasta la entrepiernas por parte de la guapa asistente administrativa de la sala de profesores, quién lleva puesto además viste también modela especialmente luce sexy un conjunto de mini vestido de domestica de mansión látex negro sin mangas amarrado de la cintura y colgando del cuello un pequeño delantal.

Sin olvidarse por supuesto del gorro que se agarra delante de su cabello largo muy maquillada, limpiando con su plumero el polvo que tiene la superficie de la mesa de centro igualmente las mesas de lado del juego de sala, también aspira la alfombra final que adorna como decora ampliamente el piso de mármol de la sala de la mansión agachada dejándose exhibir como verse hasta menearse divina y sexi como deliciosamente su culo con el diminuto y pequeñito hilo dental cachetero que solo le cubre la raja del culo y la misma vagina dejándose palpar como lujuriarse hasta deleitarse con sus glúteos blanquitas como la piel de bebe; no puede quitarle ni apartarle ni siquiera resistirse ni controlarse la morbosidad del dueño de la mansión que precisamente anda leyendo el periódico del día al estar viéndola de lado con el periódico en la mano al bajarle los ojos al tener en medio de la nariz los lentes.

Doblada de pie acomodando los objetos puestos en la misma mesa de centro igualmente en la mesa de los lados del sofá de la sala de la mansión hasta ordenando las botellas del carrito de bar movible, que se le hace agua a la boca adicionalmente incitándolo, efectivamente aumentándole y haciendo evidencia notorias por la erección de la pinga que comienza a notársele a sobresalir por debajo del mismo pantalón por parte en persona como en vivo y a todo color del mismo dueño de la mansión, sumamente deseado y caliente se para al ir donde está la guapa asistente administrativa de la sala de profesores al tocarla como abrazarla hasta manosearla a pedir de boca a manos llenas igualmente considerada un bocadillo di cardenales, en que le dice respéteme y contrólese además no quiero tener problemas en absoluto con su señora, entonces le informa sonriéndole y cercano a ella con la vara virada hacia un lado enterándose por el dueño de la mansión ella salió temprano de viaje y no regresara hasta después de cinco meses; lo escucha cambiando el semblante y la impresión de inmediato del rostro de la domestica que protagoniza nada menos que la guapa asistente administrativa de la sala de profesores.

Al ponerle y poseerle la mano en toda la pinga del dueño de la mansión que le dice está enorme como gigantesca hasta duro igualmente preparada hasta aguerrido para meterse conmigo que me tiene ardida, deseada, deleitada, arrecha, excitada finalmente dominada por todo su ser; corren subiendo ambos la escalera que los conduce al primer piso de la mansión entrando velozmente a la habitación matrimonial en que se abalanzan en plena cama al besarse como manosearse amplia y libertinamente por todos los rincones alcanzados de sus cuerpos ardientes, calientes, apasionados, irradiados plenamente en deseos por sexo, iluminados, cabalgándolo finalmente realizado como un sueño hecho realidad entre el dueño de la mansión con la domestica y viceversa.

La coge bombeándole firmemente a profundidad penetrándola maravillosamente dándole durísimo al moverse de atrás hacia delante varias veces en que tiene que aferrarse forzosamente a los respaldos sólidos de la cama para no caerse ni golpearse ni salir disparada como una bala de cañón por la misma asistente de profesores que es la domestica de la mansión; fallándola sin parar mientras está probando y saboreando los portentos de las delicias sexuales que se lo permite física y corporalmente por los bellos senos al natural originales de ella misma, en que la tiene apresada como atrapada soltando libremente con muchas ganas, fuerzas y ánimos unos tremendos también eufóricos además acertados hasta sonoros jadeos igualmente gemidos a tutiplén por doquier por la misma domestica que por cada metida que le da por la pinga dentro de su vagina la retuerce haciéndose que se moje en sus jugos vaginales que al final se viene portentosamente el mismo dueño de la mansión, en que lo masturba al dispararle grandes tiros industriales de polvo que pringa como embarra hasta ensucia toda la cama como el mismo piso de la habitación matrimonial, al quedar sorprendida lo mira con los nudillos puestos en el chicote del mini vestido de domestica sonriendo le dice Oh Señor de dónde saca como segrega tanto polvo me imagino que usted no es tan activo sexualmente con la Señora de la mansión al estar está de viaje todo el tiempo, le informa el dueño de la mansión tengo sexo con todas las domesticas, incluso, con mi asistente ejecutiva finalmente con unas prostitutas de un prostíbulo colombiana que está en la misma ciudad.

Prostitutas de un prostíbulo colombiana que está en la misma ciudad.
Datos del Relato
  • Autor: Relator
  • Código: 27107
  • Fecha: 05-04-2013
  • Categoría: De Fiesta
  • Media: 5.73
  • Votos: 11
  • Envios: 0
  • Lecturas: 891
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 12.460
»Autores Activos: 593
»Total Comentarios: 7.877
»Total Votos: 494.870
»Total Envios 22.078
»Total Lecturas 21.172.851