Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Maduras

Sexo duro con la comadre de mi Tia

Soy Augusto, ahora tengo 25 años, pero lo que relatare sucedió cuando tenia 22, comenzare por describirme: soy mexicano, moreno claro, muy delgado, 1.70m de altura, 60kg y no soy guapo, como ven alguien muy normal.

Esto paso en un lugar de la costa mexicana, resulta que me fui a vivir a este lugar por un tiempo, en casa de una tía ella tiene 40 años y es divorciada, muy amable, en casa convivo con mis primos y los vecinos, como ya dije mi tía es muy amable y tiene muchas amigas, un día conocí a Mary (así la llamare)

Pues Mary en el tiempo que la conocí tenia poco tiempo de haberse divorciado, ella tenia 40 años igual que mi tía, es una señora rubia, no es bonita, pero tiene buen cuerpo, para su edad, siempre hace ejercicio y sale a caminar y correr por las mañanas, casi de mi estatura senos regulares y algo caderona. Se cuida mucho y es vanidosa, por eso va mucho al salón de belleza y esas cosas.

Ella iba muy seguido a casa y yo siempre la saludaba y en ocasiones platicábamos solos cuando mi tía no se encontraba y ella se quedaba a esperar a que llegara mi tía, pues en una de esas veces, ella me dijo que si tenia novia y que si alguna vez había llevado a mi novia a la playa por la noche, para tener sexo, como lo hacen los jóvenes hoy día así como mi hijo (dijo ella).

La pregunta me pareció muy normal y le dije que no, pero comenzó a hacerme más preguntas de ese tipo, ¿Que me gustaba y que no? ¿Porque? La platica comenzó a ponerse mas calurosa y yo le comencé a hacer preguntas a ella.

-Mary ¿Cuanto hace que no tiene sexo? digo se divorcio y ahora no tiene esposo, ¿no le dan ganas? ¿se las aguanta o que hace?

-Ay mira tu, las preguntas que haces ja (se reía y vi como se puso nerviosa)

Me contó que tenia casi un año de no tener sexo y que si le daban muchas ganas pero que se las aguantaba, porque el lugar es muy pequeño y todo mundo se conoce y no quería que hablaran mal de ella.

Para no contar toda la platica, en ese momento yo no tenia novia y cuando llegamos a eso, ella me dijo que si me masturbaba muy seguido, yo le dije que lo normal, y me dijo - que pena que no te pueda ayudar- yo me puse caliente con eso (mas de lo que ya estaba con lo que me imaginaba con la platica que teníamos)

El lugar donde vivo no es muy pequeño, pero no tiene grandes centros comerciales donde hay cines, así que le dije -un día que valla a la ciudad la invito a ver una película a ver si es cierto lo que dice- ella acepto entre risas y así seguimos platicando hasta que llego mi tía, antes de eso ya habíamos intercambiado números de teléfono para ponernos de acuerdo.

A los dos días siguientes la llame y nos pusimos de acuerdo para salir al cine, pero todo en secreto y por separado, nos fuimos en horarios distintos y nos vimos en la ciudad, en un centro comercial, le dije que no quería ir al cine, así que solo fuimos a comer y después nos fuimos al motel directamente.

Yo entre primero y una media hora después entro ella en la habitación, compramos cervezas y nos pusimos a platicar un rato mientras bebíamos, después nos empezamos a tocar y besar. notaba como se iba poniendo cada vez mas y mas caliente, hasta que ya no aguanto y comenzó a desnudarme, yo la deje hacerlo e hice lo mismo con ella, luego de un rato estábamos los dos desnudos y me comenzó a masturbar, sus primeras palabras cuando mu pene se puso duro, fueron "mira nomas, tan flaquito que estas y lo que te cargas, ¿quien se iba a imaginar?" No quiero presumir ni ser falso, pero mi pene erecto mide 20cm a mi no me parece que sea enorme, pero cada quien.

Nos besábamos cuando me fue besando hacia abajo poco a poco, orejas, cuello, pecho y llego a mi verga, que para eso ya estaba muy dura (tenia meses sin hacerlo con una mujer y un mes sin masturbarme) lo hacia con unas ganas enormes que por momentos pensé que se lo iba a comer, toda una maestra con esa experiencia que le dieron los años de casada, rápido, lento, lo apretaba, se lo comía todo y por momentos pensé que no lo aguantaría todo dentro de su boca y garganta.

Yo estaba feliz de ver como una experta en el sexo me lo hacia de esa loca manera, me dijo -dime lo que quieras soy tu puta este día- yo comencé a decirle cosas y cada vez me ponía mas y mas caliente, cambiamos de posición para poder hacerle sexo oral mientras ella me lo hacia a mi, me encantaba ese olor a mujer madura, le chupaba sus labios y jugaba con mi lengua metiendóla lo mas profundo que podía dentro de su vagina, yo no soportaría mas estar así con sus mamadas tan deliciosas, así que la recosté y mientras la besaba y jugaba con mi lengua y sus senos jugaba también con mis dedos y su vagina, luego de un rato ella estaba tan caliente que me pedía que le metiera mi verga -métemela ya métemela ya, la quiero adentro- me decía

Sexo con una mujer mayor, siempre me imagine ¿como seria eso? y ahora lo iba a comprobar, era muy rico, húmeda y caliente su vagina, cada vez que la embestía con mu trozo de carne hinchado y cabezón, ella se excitaba mas y mas, me encerraba con sus piernas para no dejarme ir, -te quiero aquí dentro- me decía, yo estaba feliz, porque siempre muchas veces había tenido problemas con mis amigas o novias porque no podía meterles la verga duro y rápido como yo quería hacerlo, y esta vez, lo hacia y ella en lugar de quejarse me pedía mas y mas, así que yo le daba tan duro como podía, estuvimos así por un buen rato, cambiaba de posición varias veces para parar el ritmo y durar mas.

Luego de un rato me quite mi condón y ella me chupo la verga otra vez hasta que me vine en su cara, le le avise para que se quitara y ella me dijo -echamelos donde quieras- así que yo los aventé en su boca y cara, estaba feliz, era como yo quería y no había quejas.

Lo hicimos dos veces esa tarde-noche, y prometimos que nadie se enteraría de eso, nos regresamos juntos en el autobús, como si fuera casualidad y cuando iba a visitar a mi tía no hablábamos, solo un saludo y como si nada hubiera pasado. No se volvió a repetir, porque ella volvió con su esposo.

pero siempre que va a la casa a visitar a mi tía o que nos encontramos, su sonrisa es más grande de lo normal, y me guiña un ojo, como diciendo -solo tu y yo sabemos lo que hicimos-

El relato es real, solo por los nombres y el haber omitido señas del lugar donde vivo, uno nunca sabe quien lee esto, saludos, y gracias por haber leído esto.
Augusto
Datos del Relato
  • Autor: Augusto
  • Código: 26631
  • Fecha: 21-12-2012
  • Categoría: Maduras
  • Media: 5.17
  • Votos: 24
  • Envios: 1
  • Lecturas: 11723
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 11.514
»Autores Activos: 494
»Total Comentarios: 7.596
»Total Votos: 493.190
»Total Envios 22.063
»Total Lecturas 17.078.514

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos