Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Incestos

Despues de la lesion II

Después de haber gozado con mi hija estando ella aún encargada de mi cuidado, nos desinhibimos por completo existiendo más confianza entre ambos, para muchas cosas, entre estas estaba el de hablar de la primera vez que habiamos estado juntos en la cama completamente desnudos y del placer que sintió cuando nos hicimos sexo oral pleno y delicioso; entre cada una de las curaciones y atenciones que ella tenia conmigo aprovechaba para acariciarla muy tierna y sensualmente algo que a ella le agradaba, ya que se dejaba acariciar por cualquier parte de su cuerpo lo que la excitaba bastante y sin decirlo pedia que prolongara esas caricias, cediendome cualquier parte de su cuerpo y por su puesto de donde no retiraba mis manos era de su chochita y sus culito, dejandome mojados los dedos.

Una mañana muy temprano yo estaba profundamente dormido, mi esposa ya se había retirado a trabajar y ella como toda buena hija-enfermera, entro a ver si yo ya estaba despierto para preguntarme si necesitaba algo, les soy sincero de tan profundamente que dormia, senti que estaba soñando con los angeles, cuando de repente empece a sentir que mi verga estaba completamente dura y me la estaban acariciando muy suavemente para que yo no me despertara, pronto senti algo humedo y caliente al rededor de mi verga, sin hacer ningún movimiento me fui despertando lentamente y cual fue mi sorpresa ver que era mi hija la que me estaba acariciando y mamando la verga, vi que estaba tan entretenida con mi verga en su boca que no quise interrumpirla.

Ella habia bajado de su cuarto tal y como dormia, unicamente en calzón y camiseta y estaba a la par de mi cama hincada tan placenteramente que no podia impedir que gozara con la verga de su papi. podia sentir mi verga super hinchada entrar y salir de su boquita y los lenguetazos que le daba a mis testículos, le aseguro que ni con mi esposa me habia sentido como lo estaba sintiendo con mi niña.

De saber que ella estaba dandose gusto con mi pija, semi dormido le puse una mano en su cabecita y con la otra le empece a acariciar la espalda, hasta llegar a sus nalguitas, ella se sorprendio que yo ya estuviera despierto y la estuviera acariciando, cuando de repente empezo a moverse más rapido y jadeaba, no me habia dado cuenta que una de sus manos la tenia en su entrepierna y con la otra me agarraba la verga, la nena se estaba masturbando, cuando empece a ver que sus movimientos eran más rapidos, mi amor lindo se estaba viniendo y de verla así me vine tambien en su boca, no paro de moverse hasta que emitio el ultimo gemido y se trago toda mi lechita caliente; ella sabia que a mi me habia gustado que ella se la tragara y ella gustosa me exprimia hasta la ultima gota de semen.

Cuando me estaba haciendo terminar, yo le acariciaba las nalguitas y me entretenia en su anito rosadito y peludito, pasandole el dedo por su chochita. cuando quedo rendida por la actividad que habia tenido (masturbación y mamada), la invite a descansar en la cama a la par mia, lo hizo rapidamente quedando justo pegada a mi, sintiendo su piel caliente y podia sentir como su lechita le escurria por sus muslos y el olor a semen en su boquita.

Yo la abrace y la seguia acariciando, empece q besarla y la atraje más hacia mi, ella pasos sus manos sobre mi pecho y me abrazo fuertemente, cuando senti ya tenia su boca a la par de la mia y empezamos a besarnos apasionadamente, se me fue poniendo encima y al sentir su boca deseosa de besos y su cuerpo caliente, la verga ya la tenia nuevamente parada, sintiendola ella cerca de su chochita, se la acomodo para que le quedara en medio de las piernas abriendose un poco para que le rozara su peluda y humeda chochita.

Estando nuevamente excitados y ella encima de mi, le tomaba las nalgas y se las apretaba para que sintiera la presion a lo que ella respondia con fuerza, haciendo movimientos de arriba-abajo, nos seguiamos besando como si fueramos dos amantes, podia sentir su cuerpo cada vez ma caliente y excitados y yo no digamos, estaba que reventaba de placer de tener a mi hija nuevamente.

Estando en esa posición, ella abria las piernas quriendose acomodar la verga para que le entrara, cuando de repente me dijo, papi quiero sentirla adentro, quiero que me hagas mujer, quiero gozartela como nadie, solo que hazmelo despacio y suave porque soy virgen y quiero que tu seas quien me desvirgue.

Esas palabras sonarón a magia, y muy lentamente ella se fue acomodando de manera que le entrara mi dura verga, como ya mi recuperación habia avanzado gracias a los cuidados de mi hija, ya me podia mover y para que sintiera rico al momento que le entrara la verga, la puse boca arriba, ella inmediatamente separo las piernas y me jalaba de la cintura, cuando empece muy despacio a meterle la verga, mi niña se estremecia a cada empujon pero lo estaba disfrutando, lo podia ver en su carita, estuve asi por varios minutos tratando de no lastimarla, cuando de repente vi que rodo una lagrima y emitio un gemido como de dolor, entonces le dije que ya no seguiria porque no queria hacerle daño, a lo que ella me dijo no papi quiero que sigas haciendolo y como los deseos de mi niña siempre los habia cumplido, no podia dejar de cumplirle este.

Empece de nuevo a tratar de metersela y la nena subia la cintura para que su chochita se acercara a mi verga; en el intermedio vi que la sabana estaba manchada de sangre, pues ya la habia desvirgado, pero como mi verga es un poco grueso, entonces la lastimaba, pero ella lo disfrutaba, cuando le deje ir casi la mitad nuevamente grito y me dijo, así papi metemela toda que quiero ser tuya. como lo habia hecho con mucha suavidad y muy lento, se la deje ir toda, metiendosela y sacandosela toda, y en cada movimiento sentia que le desgarraba su apretada chochita pero eso queria ella y así estaba disfrutando de la cogida que nos dabamos.

Ella sentia rico que cuando la sintio toda adentro queria que no parara, yo con el simple hecho de saber que era a mi hija a la que tenia en la cama me super excitaba pero sintiendo que lo gozaba, y que la habia hehco mi mujer segui cogiendola, hasta que ella se empezo a mover más rapido, grito fuerte porque se estaba viniendo, podia sentir que en ese orgasmo habia hecho mujer a mi hija porque se retorcio en la cama y se comporto como toda una hembra, pare un poco sin sacarle la verga, cuando tomo aire a los pocos minutos ella solita empezo a moverse de nuevo diciendome que queria venirse de nuevo, cuando no me pude contener y juntos nos venimos, ella tuvo otro orgasmo y yo le eche la lechita en su chochita hasta que saque la ultima gota.

Quedamos rendidos, me acoste a su lado, abrazandola y admirando su dulce, tierno y tibio cuerpo.

Desde esa vez, ya no podiamos resistirnos a estar juntos y aprovechabamos cada momento para coger, habian dias que cogiamos hasta tres veces al día y las caricias si eran todo el día, razon por la cual pasabamos excitados, cogiendo hasta cuando mi esposa estaba en la casa haciendo su siesta, en un par de ocasiones hicimos el amor por la noche en la misma cama a la par de mi esposa, por supuesto que ella bien dormida mientras que su hija se gozaba a su papá; otras veces para hacerlo rapido ella me la mamaba y mi esposa nunca se ha imaginado que con nuestra hija hacemos el amor como nunca lo hice con ella; a la nena le gusta andar con falda corta y sin calzoncito, le gusta que la mire, la desee y le pase metiendo el dedo en el culito y la chochita, a tambien se le he mamado cuando su mamá esta en la cocina o bañandose.

Es una experiencia excitante, coger con mi propia hija y hacer con ella lo que nunca hicimos con mi esposa.
Datos del Relato
  • Categoría: Incestos
  • Media: 6.77
  • Votos: 30
  • Envios: 1
  • Lecturas: 2169
  • Valoración:
  •  
Comentarios
1 comentarios. Página 1 de 1
lobo_caliente
lobo_caliente 07-08-2013 20:32:23

buen relato, muy caliente

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 13.363
»Autores Activos: 660
»Total Comentarios: 8.058
»Total Votos: 496.094
»Total Envios 22.093
»Total Lecturas 24.422.031