Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Varios

Incesto con mis hermanas

La deseada aventura con mis hermanas
Desde Veracruz, México les envío este relato que contiene la primera parte de la totalmente real y actual historia de la intensa y placentera relación sexual de incesto que sostengo con mis hermanas desde hace ya varios años, iniciando con Irma desde hace 4 años, posteriormente con Magdalena tenemos ya dos años y más recientemente también con Ana Laura, mi hermanita menor.

Mi familia, esta compuesta por mi madre, quien al quedar viuda desde hace casi 20 años se dedica a atender una tienda de ropa para dama, de su propiedad; Mi hermana Magdalena, a quien todos cariñosamente le llamamos Magda, tiene actualmente 28 años y es la directora de relaciones públicas de una importante empresa portuaria; Le sigue Irma quien a la fecha cuenta con 26 años, es secretaria en una agencia aduanal y a quien familiarmente llamamos Mita; por ultimo mi hermanita Ana Laura, tiene 20 años y afectuosamente le llamamos Anita, ella es enfermera y labora en uno de las Clínicas del IMSS en el turno nocturno. Mi nombre es Federico, tengo actualmente 25 años, soy Licenciado en Administración, administro el negocio de mi madre y brindo asesoría en una dependencia gubernamental.

Esta maravillosa y excitante relación de incesto con mis hermanas se la debemos de manera indirecta a Magdalena ya que fue ella a la primer mujer que vi desnuda y quien hizo despertar en mí los deseos sexuales en general, muy especialmente por ella y mis restantes hermanas, ella fue quien provoca mi primera erección y la primer masturbación de mi vida, de las miles que le he dedicado en mas de la mitad de mi vida.

Todo inicia cuando yo tenia 11 años y ella 14, un día que llegó del colegio y fue a su recamara para cambiarse el uniforme escolar por ropa de calle, no cerró por completo la puerta y al ir pasando de manera casual pude verla despojándose del uniforme y quedar solo en unas diminutas pantaletas blancas. Todo el día estuve pensando en lo sucedido y cada que esa imagen venia a mi mente sentía ese cosquilleo que me llenaba de placer, por momentos sentía un remordimiento de conciencia por haber espiado a mi hermana y me prometía a mí mismo no volver a hacerlo. Sin embargo algunos días después la escena se repitió y volví a verla casi desnuda, nuevamente sentí ese cosquilleo y sin saber como ni cuando mi pene se puso erecto por primera vez en mi vida, mientras veía el hermoso cuerpo de mi hermana instintivamente mi mano frotaba mi pene, aquel divino espectáculo termino por ese día, pero no en mi mente en la que se repetía a cada momento produciéndome placenteras sensaciones en mi bajo vientre. Por la noche una vez que ya todos se habían acostado fui al baño y vaya sorpresa tan agradable, las pantaletas que Magda había usado durante el día estaban encima del cesto de la ropa sucia, tome las diminutas pantaletas entre mis manos y las observe con cuidado, no daba crédito que sus hermosas nalgonas cupieran en tan diminuta prenda, las olfatee y me enamore de su delicioso aroma intimo, las bese y lamí, mi pene estaba en total erección pensando en que esa sensual lencería había estado durante todo el ida en contacto con sus ricas nalgas, su panocha y culito, sin pensarlo mucho envolví mi pene con las pantaletitas y empecé a frotarme fantaseando todo lo que podría hacer con el delicioso cuerpo de Magda, sobre todo con sus hermosas nalgas que hasta la actualidad me tienen fascinado, así hasta llegar al orgasmo sintiendo por primera vez las deliciosas contracciones de mi verga, aun no eyaculaba pero las sensaciones eran las mismas.

A partir de ese día las masturbaciones nocturnas frotándome con los diminutos calzoncitos que había usado Magda se hicieron costumbre de todas las noches, durante una masturbación con sus pantaletas recapacite que podría admirarla totalmente desnuda bañándose si me atrevía a espiarla a través de la cerradura de la puerta del baño.

El día siguiente me levante esperando a que Magda se metiera a bañar, mi hermana salió de su recamara y entro al baño, enseguida me acerque a la puerta y me incline mirando a través de la cerradura, la vista era maravillosa, mi hermanita se estaba quitando la bata y mostraba un baby-doll negro muy corto que dejaba ver por completo sus muslos y procedió a despojarse del baby-doll, mis ojos no daban crédito, mi hermana Magda estaba totalmente desnudita ante mi mirada furtiva, me llamo mucho la atención su vientre totalmente lleno de vello, pues para entonces yo ignoraba que mujeres y hombres se llenaban vello pubico a determinada edad, se veía estupenda, si ya me fascinaban sus deliciosas nalgonas ahora estaba completamente prendado de ese poema erótico que tiene por nalgas, sus senos se veían mucho más apetecibles que en las ocasiones anteriores que la vi cambiarse de ropa, empezó a bañarse, su cuerpo desnudo y totalmente enjabonado me puso en un estado de excitación incontrolable, me saque la verga que estaba tan erecta que sentía que me reventaba, me empecé a masturbar siguiendo uno a uno sus movimientos y disfrutándolos con el mayor de los morbos hasta que llegue al orgasmo con descargas de placer gozaba las contracciones de mi pene. Desde entonces mi actividad erótica principal fue ver diariamente desnudita a Magda mientras se bañaba y yo me masturbaba, además de la masturbación nocturna con sus delicadas pantaletas de todos tipos y colores que recién se quitaba impregnándolas de su delicioso aroma, actividad que he disfrutado durante tantos años.

Lo narrado anteriormente es con el fin de establecer la situación de mi vida familiar y como iniciaron mis irrefrenables deseos sexuales por mis hermanas que culminaron con las relaciones incestuosas que actualmente sostengo con las tres.

De Magda hay innumerables detalles calientes que puedo narrar hasta llegar al día en que por fin se realizaron mis más caros deseos sexuales con ella y que en un relato próximo detallaré, pero para establecer un orden cronológico narraré enseguida el inicio de la relación sexual con mi hermana Irma que fue la primera de mis hermanas con quien tuve relaciones incestuosas.

Ya habían pasado cuatro años aproximadamente de estar disfrutando de la desnudez de Magda y las deliciosas masturbaciones que había inspirado ella, hasta que un día en mi cachondez me senté en la sala frente a Magda y a Irma, con el fin de estarle viendo las piernas y pantaletas a Magda pero ese día fue Irma quien generosamente me mostraba sus ricos muslos y al fondo sus calzoncitos blancos transparentes que no le alcanzaban a tapar por completo su abundante vellosidad, anteriormente no le había puesto atención a ella por estar completamente embelesado con Magda, pero Mita, así le decimos de cariño a Irma, tiene unas piernotas de campeonato pues fue aficionada al ciclismo y se le han desarrollado unas piernas excelentes, tiene las nalgas ricas aunque no tan hermosas como las de Magda, sus senos no son muy grandes, es talla 34-b de brassiere, mide aprox. 1.65 mts., pesa unos 54 kg., es morenita clara, ojos café y cabello negro casi siempre corto, le gusta lucir su cuerpo en ropa de moda muy ajustada y cortita, apasionada de la lencería sexy, pequeñita, sensual, rica en transparencias y encajes, gusta que se le marquen bajo su vestimenta exterior pues dice que excita a los hombres saber que ropa intima lleva puesta y en eso tiene razón, a mi me enloquece verle como se marcaban sus diminutas pantaletitas y brassiere en sus ajustados minivestidos, tiene gran inclinación al exhibicionismo como se darán cuenta durante el relato, pues siempre esta enseñando pierna, sus delicados calzoncitos y parte de su abundante vello pubico, lo mismo lo hace en casa que en lugares públicos como cafeterías, bares, restaurantes, parques, en el trabajo y sobre todo cuando va conduciendo su auto se levanta la falda o vestido casi a la cintura y todo mundo a su paso puede ver sus ricas piernotas y sus pequeñas pantaletitas. Pues bien, al día siguiente después de gozar el cuerpo desnudo de Magda, continúe con el de Irma, se metió al baño y enseguida me incline en la chapa de la puerta, se quito la bata blanca que llevaba puesta y quedo en un camisón pequeñito que apenas tapaba la mitad de sus nalgas y se le veía su tanguita blanca transparente, por el frente su vellosidad sobresalía de la pantaletita, se quito el camisón, sus chichitas sabrosas aparecieron ante mi vista estaba verdaderamente chupables, llego el momento y con mucha sensualidad fue tirando hacia abajo de sus calzoncitos dejándome ver totalmente su exquisita desnudez se veía divina, si Magda me había dejado muy cachondo con Irma estuve a punto de tener el orgasmo antes de que se metiera a la regadera, que dicho sea de paso queda justo enfrente de la puerta y es una "vitrina" de acrílico trasparente, por fin entro y enjabono su maravilloso cuerpo, los negros vellos de su suculenta panocha sobresalían al contrastar con la blancura del jabón, mas que tallarse parecía que se acariciaba los pechos, sus nalgas sabrosas, muslos y su rica vagina, mientras yo me masturbaba frenético deseando poder disfrutar de su excitante cuerpecito, deseaba acariciarlo, chuparlo, besarlo en cada centímetro, así fantasee hasta que termino de bañarse, entonces me vine y por primera vez en mi vida eyacule los primeros espermatozoides en el mas delicioso orgasmo que hubiera tenido hasta ese momento, ya que había sido combinado, gozando del cuerpo de Magda y el de ella. Desde ese día lo repetí diariamente y por muchos años así como por las noches me alternaba la masturbación frotándome el pene un rato con las pantaletas de Magda y otro con las de Irma previos besos, olfateo y lamidas que le daba a los calzoncito de ambas, lo mismo con sus brassieres y en ocasiones hasta con las pantimedias. El tiempo paso así, he tenido varias novias y con ellas cachondeos y mis primeras relaciones sexuales, sin embargo la masturbación y el enorme deseo por mis hermanas no solo no decae sino se acrecienta, ya que ellas me producen un placer especial por tratarse de mis propias hermanas.

El espiar a mis hermanas y masturbarme con su ropa intima lo guarde por años como mi secreto supremo, pero un día cuando cursaba la secundaria no sé como surgió el tema en una platica con mi mejor amigo, se llama Andrés y es de mi misma edad, coincidiendo en ese extraño y excitante gusto, él hacia lo mismo con su hermana mayor, así que decidimos compartir la emocionante afición, él me llevaba a su casa a ver desnuda a su hermana Sofía, dos años mayor que él y yo lo llevaba a casa a ver a mis hermanas, que dicho sea de paso estaban mas buenas que Sofía, aunque ella no está nada despreciable, lo único en que supera a mis hermanas es en el enorme y delicioso busto que tiene es talla 36-C de brassiere, también intercambiábamos las pantaletitas, él me prestaba por un día las de Sofía y yo las de mis hermanas, esta deliciosa emoción de "compartir las hermanas" duro varios años. Pero él no fue el único que tuvo la suerte de ver desnuditas a mis hermanas ya que lleve en varias ocasiones a algunos de mis amigos de la escuela a verlas encueraditas en pago por algún favor recibido, me excita sobre manera compartir la desnudez de mis hermanas y ver como las desean tanto como yo.

Así han pasado varios años, nunca ha dejado de ser excitante la costumbre de espiar a mis hermanas ya sea bañándose, vistiéndose o desnudándose en su respectiva recamara, sentarme frente a ellas para verles las piernas y pantaletas, en múltiples ocasiones las he visto masturbarse, cachondear con sus novios que casi las desnudan y ellas mamándoles la verga e incluso ver como les meten la verga en espectaculares cogidas, pero de todo esto les relatare en el momento oportuno.

El tiempo paso, varios años mas de disfrutar la desnudez de mis hermanas, las masturbaciones seguían a diario y se acrecentaban en número, había días que sobrepasaban la media docena al día, pues ahora también les espiaba cuando estaban en su recamara en su recamara, en la de Magda la visión de la chapa era justo en su cama; En cambio en la de Irma la visibilidad era en el tocador donde acostumbraba peinarse y maquillarse totalmente desnudita o bien solo en ropa intima, espiarlas en su recamara me trajo otra perspectiva erótica mas amplia, a ambas en innumerables veces las he visto masturbarse frotándose con sus manos o metiéndose en su vagina unos enormes consoladores de hule látex en forma de pene, y lo máximo, varias veces he visto como se las cogen sus diferentes novios, ahí en su propia recamara o en el hall para ver la televisión que se encuentra al final de las escaleras que dan acceso a la planta alta de la casa y que puedo ver desde la ventana de mí recamara que da al interior de la casa; Igualmente desde la ventana que a la calle he visto como las cachondean sus novios en el auto y ellas les maman la verga.

Así siguieron pasando los años, hasta que un día que no puedo precisar con seguridad, me dispuse a deleitarme viendo a Mita bañarse, note que sus movimientos para desnudarse eran más sensuales y lentos que de costumbre, sobre todo cuando se quito las pantaletas, lo hizo como lo haría alguna chica striper, poso aparente mente para ella misma frente al espejo de cuerpo entero que esta colocado tras la puerta, de modo que se puede decir que mi posición de visión es como si estuviese dentro del espejo, me mostró a detalle cada centímetro de su cuerpo, lo que mas me llamó la atención fue que con las piernas separadas se abría los labios vaginales mostrándome su clítoris, lo mismo hizo con sus ricas nalgas, se inclino separando sus nalgas con ambas manos poniéndome a centímetros su riquisimo culito, un rico hoyito muy redondo y cercado por finos vellitos negros que resaltan el color rosita de su ano, me puso la verga tan erecta como pocas veces, camino lentamente contoneando cachonda su lindo cuerpo desnudito y se metió a la regadera, enjabono su cuerpo y verdaderamente se acariciaba todo el cuerpo poniendo cierto énfasis en sus chichitas, muslos, panocha y labios vaginales, dio media vuelta y mostró sus nalguitas que acariciaba con deleite metiendo la mano entre ellas seguramente tocando su culito y se las separaba enseñando el rico hoyito, se tardo en bañarse el doble o mas del tiempo que normalmente utiliza es cambio de actitud lo atribuí a que seguramente andaría cachonda y se estaba masturbando de diferente modo, igualmente note que el contoneo de su cuerpo se acentuaba provocativamente al desplazarse por la casa y no se diga al sentarme frente a ella, me facilitaba enormemente verle las pantaletas y sus vellos con toda claridad, simplemente creí que era mi día de suerte. La sorpresa fue que al día siguiente se repitieron las escenas del día anterior, al día posterior y todos los días que le siguieron, lo que me hacia muy feliz. También note un día que llego con su novio en el auto y se estacionaron frente a la casa en formación de "batería" como todos lo hacen en esta calle, de modo tal que desde la ventana de mí recamara que da a la calle podía verlos claramente desde el cuello hasta la rodilla, se empezaron a besar, las manos de su novio en aquel tiempo, tocaban el cuerpo de mi hermana por encima de la ropa, después bajo su mano acariciando sus piernas, que debido a lo cortito de su falda estaban a plena vista, el chico puso su mano entre las piernotas de Mita y se perdió bajo su faldita solo se veía el movimiento de sus caricias en la panocha de mi hermana quien no ponía resistencia alguna, el tipo utilizando ambas manos Levanto por completo la falda y procedió a bajarle las pantaletas, estaba yo tan extasiado con aquellas candentes escenas que no reaccione rápido al movimiento que hizo mi hermana que se inclino y volteo a la ventana descubriéndome que les estaba espiando, sin embargo ella siguió en el cachondeo, tenia las pantaletas a medio muslo con las piernas abiertas recibiendo con placer el dedeo que su novio le daba en el clítoris y en la vagina, luego subió la mano a los senos acariciándolos bajo la blusa, misma que en un momento dado subió y puso a mi vista las ricas tetas de mi hermana, no traía sostén y procedió a besarlas y chuparlas mientras su mano volvía a la vulva de Mita quien sin darme cuenta cuando, ya tenia su mano en la verga del novio acariciándola con pasión por encima del pantalón, nuevamente mi hermana en un movimiento rápido volteo a la ventana y nuevamente me vio, pero nada cambio en su cachondeo, Mita le bajo el cierre del pantalón y puso en libertad el pene de su novio que estaba en total erección y procedió a frotarlo mientras seguían dedeandola, se inclino por completo mostrándome en su totalidad sus nalgonas ricas y mientras el novio las acariciaba hundiendo su mano entre ellas tocando y tal vez dedeandole el culito o la vagina, mientras mi hermana empezó a besuquearle la cabeza de la verga y dándole pequeños chupetes, para mi desgracia volteo a la ventana y nuevamente me vio, no había duda, pero no dejo de chupetear aquella gran verga, pues vaya que estaba grande, y empezó a mamarla en forma metiéndola lo mas que podía entre sus labios y solo la sacaba de su boca para voltear nuevamente a la ventana, en esos momentos no sabia si efectivamente me estaba viendo o solo lo hacia por precaución sin darse cuenta de mi presencia. Después de un buen rato la cachondeada termino, supongo que el tipo eyacula en la boquita de mi hermana pues solo se limpio los labios, se subió las pantaletas y acomodo su blusa y falda, él guarda su verga ahora semi erecta, enseguida ella se bajo del auto y entro a la casa, por supuesto que durante ese lapso me estuve masturbando con gran morbo frotándome la verga con las pantaletas de Magda, gozándola de lo lindo aunque era la enésima vez que la veía cachondear con alguno sus novio y mamarle la verga a la gran mayoría de ellos. Tenia unas ganas enormes de bajar y verla de cerca a sabiendas de que acababa de mamar verga, me daba morbo ver esa boquita mamadora, pero la verdad tenia un gran temor de lo que me pudiera decir al descubrirme espiándola, así que mejor evite verla ese día. Al día siguiente a la que menos me quería encontrar era a Irma, sin embargo cuando me disponía a mirar bañarse a Magda, Irma salió de su recamara, solo traía puesto el coordinado azul trasparente de brassiere y la diminuta pantaletita tipo tanga que había usado ayer y calzaba unas sandalias destalonadas y de altísimos tacones, si bien no era la primera vez que veía a mi hermana en lencería por los pasillos de la planta alta de la casa, tampoco era muy común que lo hiciera, a diferencia de Magda quien acostumbra hacerlo en forma cotidiana sin darle la menor importancia, Mita a diferencia de las veces anteriores no intento cubrirse o apresurar el paso para apartarse de mi vista, sino camino lentamente contoneando su cuerpo provocativamente ante mi morbosa mirada y entro al baño a ducharse y yo a espiarla como ya era costumbre, su cachondez acentuada al bañarse continuo como en las ultimas semanas, actitud que no dejaba de extrañarme pero seguía atribuyéndola a que nuevamente amaneció caliente, así que al salir ella del baño, espere a que fuera a su recamara y entré al baño a terminar de masturbarme frotándome con su tanga y eyaculando sobre ella como todos los días. Del asunto de haberme descubierto espiándola la noche anterior nunca se menciono ni media palabra.

Pasó tiempo desde aquel día en que note que la actitud de Mita había tenido un cambio significativo en su comportamiento, el erotismo con el que caminaba frente a mí, cuando se bañaba, al sentarme frente a ella las evidentes facilidades que me daba para poder verle las piernas y pantaletas, su exhibicionismo no común en ropa intima en la planta alta de la casa e incluso en desnudez total fingiendo una situación "casual" y el hacerme sentir descubierto al observarla cuando cachondeaba con su novio en el auto o en la casa sin hacen mención alguna del hecho. La razón era muy simple, pero no me la imaginaba hasta que ella misma me la dijo cuando empezamos a tener relaciones sexuales, resulta que un día ella me descubrió masturbándome cuando espiaba a Magda bañándose, dijo que de momento no supo si recriminarme o fingir que no había visto nada, mas tarde recapacito que tal vez lo estaría haciendo también con ella y dada su tendencia exhibicionista le excito el hecho de provocar deseos sexuales a su propio hermano, una vez que comprobó que efectivamente la espiaba, fue que su cachondez fue en aumento y deseaba tener relaciones sexuales conmigo, solo que como yo no me animaba a una acción directa estuvo provocándome con un sinnúmero de acciones eróticas hasta llegar casi al descaro.

Las semanas previas al "gran día" su actitud era plenamente abierta para decirme con hechos que deseaba sexo conmigo, se hizo un tanto común que anduviese en casa solo en lencería transparente que no dejaba nada a la imaginación, aun sentada junto a mi madre o bien su novio separaba las piernas para enseñarme sus calzoncitos, luego iba al baño y se quitaba la tanguita, regresaba y me enseñaba su velluda y deliciosa rajita, enseguida yo iba al baño, tomaba sus pantaletas y me masturbaba pensando en todo esto que estaba pasando hasta venirme en la pantaletita, al regresar a la sala ella nuevamente iba al baño y se ponía la pantaleta llena de mi semen aun tibio y espesito regresando para enseñarme que ya traía mi esperma en sus labios vaginales y culito. Yo también me descare un poco y ya no trataba de ocultar la erección de mi verga que me provocaba esta morbosa situación, constantemente durante el día la abrazaba por la espalda repegando mi verga en erección en sus sabrosas nalgonas, ella sin decir nada solo sacaba la cadera y frotaba discretamente sus nalgas en el bulto que hacia mi pene erecto y así durábamos por varios momentos, lo hacíamos no solo estando vestidos sino también estando ella en lencería, en el abrazo sentía como vibraba su cuerpo de deseo tanto como el mío, y muchos otros detalles eróticos que ya les contare en mejor ocasión. Llegò el mes de Diciembre y con él el día de nochebuena de hace cuatro años, ninguno de los dos premedito que ese seria el día del inicio del placer sexual más excitante que hallamos descubierto, la relación incestuosa!!!

Como de costumbre esa noche se celebro la cena de Navidad, asistieron algunos familiares y los novios de mis hermanas, en un ambiente de fiesta se consumió la cena y los brindis abundaron, las visitas se empezaron a retirar pasadas las 12 de la noche, antes de la 1 de la mañana, ya solo estaban mis hermanas Anita y Mita con sus respectivos novios, mi madre ya se había ido a acostar y Magda se encontraba en una Exposición portuaria en América del Sur.

Tomábamos la copa mientras platicábamos, pero realmente yo me deleitaba viendo las piernas y pantaletas de mis hermanas, con esa excitante vista y los tragos me puse super caliente, aprovechaba cada vez que Mita iba a la cocina a servir una copa yo iba tras ella y la abrazaba por la espalda haciéndole sentir mi erección en sus ricas nalgas, ella correspondía moviendo su trasero al roce de mi verga. El novio de Anita se retiro y ella se fue a dormir, ya solos los tres Mita seguía mostrándome sus calzoncitos abriendo totalmente sus muslos a lo muy descarado aprovechando cuando besaba a su novio y yo en el menor descuido de él le enseñaba cínicamente a mi hermana el bulto que hacia en mi pantalón mi verga erecta. En una ocasión que fue ella servir una copa a su novio, le seguí y ya en la cocina la abrace como ya era costumbre, pero esta vez mientras frotaba mi verga en sus nalgas mis manos soltaron su cintura y una subió a sus chichitas sobre su ropa y la otra bajo por su vientre paso por su abultado monte de Venus y siguió por sus muslos para volver a subir por debajo de su minifalda y posarla en su palpitante panocha por encima de las pantimedias y las pantaletas ninguno de los dos articulaba palabra solo nos dejábamos llevar por el deseo, tardamos dos o tres minutos hasta que ella reacciono y me dijo que esperara a que su novio se fuera, que ya era la ultima copa que tomaría y enseguida se iría, volvimos a la sala y ella fue al baño y se quito las pantimedias, la exhibición continua, ahora podía ver claramente su vello pubico a través de la transparencia de su tanga amarilla y por los lados de la misma su abundante vellosidad, como es la característica de mis hermanas.

El tiempo se me hizo largo pero al fin mi cuñadito en turno se despidió. Mientras ella le acompaña a la puerta yo fui a la cocina por otra copa y esperaba ansioso el regreso de mi hermana, un par de minutos después ella regresa, sin perder tiempo rehice la pose abrazándola por la espalda, mis manos hicieron el mismo recorrido hasta llegar a su pantaletita y tocar parte de su vello pubico, la otra mano entro bajo su blusa y acariciaba sus senos sobre el brassiere, así durante varios minutos en los que ella movía su trasero frotando sus nalgonas contra mi miembro sin ningún recato, dio media vuelta y me abrazo por el cuello besando mis mejillas y buscando tímidamente mi boca, ahora mi verga estaba contra su vientre y mis manos bajo su minifalda se posesionaron de sus lindas nalgas acariciándolas con toda la pasión de ese deseo que después de tanto tiempo y excitación se estaba volviendo realidad, trate de bajar sus pantaletas pero ella me propuso que mejor fuéramos arriba ya que en cualquier momento podrían levantarse mi madre o Anita, propuesta que acepte y antes de romper el abrazo, por primera vez nos besamos ardientemente en la boca intercambiando fluidos, chupando nuestras lenguas y lo mejor acaricio mi verga por encima del pantalón mientras repetía que seria mejor ir a las recamaras, tome las copas y le seguí rumbo a la planta alta mientras admiraba el contoneo de su cadera imaginando sus nalgas al desnudo y al alcance de mis manos. Apenas rebasamos la escalera y en el hall que se usa para ver la televisión puse las copas sobre la mesilla y volvimos al abrazo y a chupar nuestras lenguas y labios, mis manos nuevamente bajo su minifalda acariciaban sus nalgas y ella tocando mi pene, de súbito dio media vuelta y mis manos subieron su faldita a la cintura, una mano a las chichitas y la otra a su panocha metiendo la mano bajo su pantaletita, su suave vello estuvo por fin plenamente en mis manos y con el dedo índice buscaba su clítoris, separo un poco las piernas facilitando meter mi dedo entre sus labios vaginales para frotar su clítoris, después de un rato le propuse se desnudara por completo, se resistió un poco a mi propuesta, no sé si por estrategia o por temor a la deseada aventura que se estaba convirtiendo en realidad, entre indecisiones de ella acalle sus débiles negativas besándole la boca, las manos no me alcanzaban para acariciar aquellas lindas nalgas que tanto había deseado y que devoraban por completo su diminuta tanga, levante por completo su blusita y fui besando su cuello y bajando a sus senos, le baje los tirantes del brassiere y libere uno de sus pechos besándolo en principio con ternura, luego le pase mi lengua por el pezón y termine por chupárselo, su cuerpo se estremecía al igual que el mío, buscaba quitarle las pantaletitas casi rogándole que se desnudara por completo, ella acepto pero por seguridad me pidió fuéramos a mi recamara, hicimos una pausa en nuestro frenesí para tomarle un trago a la copa de licor, llegamos a la recamara y me pidió que me sentara frente a ella mientras se desnudaba, lo hacia a manera de strip tease pero sin música, ya solo en brassiere, pantaletas y las zapatillas de tacón alto me preguntaba si me excitaba verla así, ante mi afirmación me dijo que se lo probara, entonces me quite rápidamente el pantalón y el calzoncillo liberando mi verga erecta en la máxima extensión que pudiera alcanzar, ella la miraba atentamente sin dejar de mover su cuerpo en un silencioso baile erótico y yo me frotaba el pene gozando las deliciosas imágenes de mi sabrosa hermana desnudándose para mí, se quito el brassiere liberando sus ricos senos que frotaba cachonda, luego fue bajando su tanga hasta medio muslo, empezó a modelar para mí en todos ángulos e infinidad de poses, se empinaba mostrándome su rico culito entre sus deliciosas nalgas, por el frente apartaba sus vellos enseñándome sus labios vaginales y su clítoris de color rosa, yo estaba a punto de venirme era el espectáculo más excitante de mi vida, le pedí ser yo quien le quitara la pantaletitas por completo, ella accedió, me arrodille frente a ella y mientras tiraba hacia abajo de su tanga pegué mi rostro a su vientre frotando mis mejillas en su abundante vello pubico y con mi lengua buscaba entre sus labios vaginales su clítoris, le saque las pantaletas y me separe un poco para disfrutar de su total desnudez mientras frotaba mi pene, ella seguía adoptando toda clase de poses mostrándome sin pudor los mas escondidos rinconcitos de su lindo cuerpo, en un momento que Mita estaba de espaldas, no me pude contener y nuevamente me lance sobre ella besándole sus preciosas nalgonas, hundí mi cara entre ellas y mi lengua tocaba su culito, en principio mi hermana se resistía un poco pero termino por inclinarse dejándome besuquear y lamer su apretado ano que tanto había deseado tener en mis labios, después de un rato me puse de pie, nuestros labios volvieron a juntarse, mis dedos entre sus nalgas pretendían entrar en su culito y coloque mi erección entre sus piernas haciendo contacto con su húmeda vagina pero sin penetrar haciendo movimientos como si me la estuviera cogiendo, le dije al oído "te quiero coger", mi hermana se acobardo y me empezó a decir que no estaría bien que la penetrara que no se nos olvidara que éramos hermanos y que ya mucho era lo que estabamos haciendo, no quise forzar las cosas preferí que fuera por su plena voluntad y no insistí pero le propuse tener sexo oral, un poco dudosa pero acepto, sin quitar mi verga de entre sus deliciosos muslos baje mi cabeza besando, lamiendo y chupando sus chichitas, mientras mis dedos entre sus adorables nalgonas seguían haciendo contacto con su culito sin penetrarlo, fui bajando mi boca, pasando por su ombligo que lengüetee, seguí bajando y de rodillas nuevamente frote con mi cara su vellosidad, ella separo totalmente sus piernotas para facilítame introducir mi lengua entre sus labios vaginales y lengüetear su clítoris, estábamos cerca de la cama, la empuje un poco y se sentó en la cama manteniendo sus piernas muy abiertas, metí mi cara entre sus excelentes muslos y hundí mi boca en su vagina chupando y metiendo mi lengua en esa deliciosa abertura, Mita se recostó levantando sus piernas al máximo manteniéndolas abiertas, se estremecía de placer acariciando mi cabello y moviendo rítmicamente su cadera en pequeños círculos dejando escapar de vez en cuando algunos gemidos, por momentos sacaba mi lengua de la vagina y lamía su culito tratando de meter la lengua en él, note desde los primeros besos que le di en su culo que era uno de los puntos mas sensibles de mi hermanita, un leve temblor se apodero de su cuerpo y entre gemidos de gozo llego su primer orgasmo, chupe por completo el néctar que brotaba de esa deliciosa rajita sexual, me puse de pie y ella se incorporo quedando sentada de tal manera que su carita quedo justo frente a mi verga solo a un par de centímetros de sus labios, la tomo con su manita y la frotaba, mirándome a los ojos se acerco y deposito un besote tronado en la cabeza de mi miembro, paso la punta por el contorno de sus labios besándola y dándole pequeños chupetes, a mi mente vinieron las imágenes tanto de ella como de Magda cuando espiándolas múltiples veces pude ver como se lo mamaban a sus diferentes novios con el consiguiente deseo de que fuera a mi a quien se lo mamaban y ahora se hacia realidad cuando menos con Mita, sus chupetes se generalizaron y pronto me lo mamaba abiertamente introduciendo casi la totalidad de mi verga en su boquita, se lo sacaba y pasaba su lengua desde el tronco hasta la punta para volver a mamarlo me sentía en el cielo, antes de que me fuera a venir le propuse hacer un 69 vertical, o sea que me tendí de espaldas y ella se monta sobre mí en forma invertida de manera que mi verga le quedaba justo en su boquita y en mi rostro sus nalgonas hermosas, nuevamente llevo mi verga a su boca chupándola deliciosamente mientras yo me daba gusto besando y mamando alternadamente su vagina y culito, note que cuando lo hacia en su diminuto ano ella se estremecía de manera especial, así que concentre mi caricias en su culo besándolo y tratando de introducir mi lengua en él, así duramos largo rato hasta que aquel liguero temblor de cuerpo se apodero de ella indicándome que su orgasmo estaba cerca, arremetí con toda la energía de mi lengua contra su culito, mi hermana entre gemidos de gozo llego a su segundo orgasmo, no pude aguantar mas y yo también me vine en abundancia, los dos primeros chorros de semen quedaron en la boca de Mita y los restantes en su rostro al sacarse mi verga de la boca cuando sintió la eyaculación. Por esa noche fue todo, mi rica hermanita se levanto y dándonos un prolongado beso en los labios, en el que compartimos los residuos de mi semen que aun estaban en su boca, y solo calzando sus zapatillas de tacón alto se fue desnudita a su recamara. Me quede despierto mucho rato repasando en mi mente lo vivido y deseando que pronto amaneciera que conocer los resultados de esta acción y poder continuar con esta excitante relación incestuosa. Por cierto que su sensual pantaletita me la quede como uno de mis más bellos recuerdos y actualmente, en un cuadro, adorna una de las paredes de mi recamara. El nuevo día llego, el despertar fue de lo más excitante recordando lo sucedido la noche anterior, mi pene estaba tan tieso como entonces, la resaca de los tragos ingeridos me tenia seca la boca y decidí bajar a la cocina por una cerveza, solo me puse el pantalón de unos pants y baje por ella, al regreso tuve la más agradable sorpresa de ese día que esperaba fuera maravilloso, era mi hermana Irma que salía de su recamara ataviada con una bata cortita que solo le cubría hasta menos de medio muslo y unas sandalias destalonadas con una plataforma de aproximadamente 5 centímetros y altísimos tacones, se veía super sexy, nos quedamos viendo un poco sorprendidos, el pretexto para acercarse a mi fue pedirme un trago de la cerveza que llevaba en mi mano, le tomo y aproveche para tomarla de la cintura con un brazo, nuestras bocas quedaron muy cerca y fue ella quien beso mis labios con ternura, le devolví el beso pero de manera apasionada buscando su lengua, abrió los labios y el beso se volvió candente chupando mutuamente nuestras lenguas, mi otra mano fue de inmediato a sus nalgas, rompiendo el beso deshice el moño de la cinta que sujetaba la bata y la abrí, su cuerpo desnudo quedo pleno a mi morbosa vista destacando la negrura del abundante vello que cubre su bajo vientre, mirándola a los ojos lleve mi mano a su entrepierna tocando su abultada vulva que palpitaba como si ahí tuviera el corazón y nuevamente nos fundimos en un apasionado beso, mi pene estaba a tope, al no traer calzoncillos el bulto que formaba mi erección era más notorio, mi otra mano bajo fue a sus lindas nalgas y la instale entre ellas tocando su diminuto culito, ella con una mano sostenía la cerveza y con la otra acariciaba mi pene sobre los pants, pronto uno de mis dedos masajeaba su clítoris y el de la otra mano su culito, Mita metió su mano bajo el pants y sin bajarlo asió mi verga frotándola estilo masturbación, súbitamente tuvimos que romper la pose, algunos ruidos nos indicaban que mi madre o Lulù se habían levantado y era posible que subieran a la planta alta aunque nunca acostumbraban hacerlo, lamenté el hecho pero me conformé pensando en que lo sucedido con mi hermana no había sido solo de un día y que ese, hasta entonces desconocido placer llamado incesto continuaría y mi meta estaba puesta en cogérmela, pero llevando las cosas con calma para no forzar el hecho y terminara por ansioso.

Baje al piso inferior de la casa y efectivamente mi madre y mi hermanita menor ya se habían levantado, conversaban en la sala los incidentes del festejo de la noche anterior, me senté frente a ellas, mi verga ya había vuelto a su estado natural pero poco duro así, Anita levaba puesto un top blanco y una minifalda negra que dejaba al descubierto sus muy apetecibles muslos y de vez en vez ponía a mi vista sus calzoncitos azules, la verga se me empezó a erectar nuevamente de tal suerte que hasta se me olvido que Irma se estaría bañando en ese momento y preferí disfrutar de las piernas de Anita, que ya desde entonces se me antojaba sexualmente, que ver a Mita bañarse, cuando calcule que ésta se habría terminado de bañar subí a su recamara, no sin algunos problemas para disimular el bulto que formaba mi verga en erección, al entrar a la recamara de mi hermana estaba completamente encueradita solo en las sandalia que llevaba desde en la mañana, le dije lo hermosa que se veía desnuda, a lo que Luz solo sonreía coqueta y se movía con cachonderia, me arrodille ante ella besando sus piernones ricos y frotando mi rostro en su vellosidad pubica, la hice girar media vuelta e introduje mi cara entre sus apetecibles nalgas lamiendo y besando su culo, una vez mas reafirme que mis besos en su delicioso ano la excitaban de forma especial, tome las cosas con calma y le sugerí lo que me gustaría que vistiera ese día, lo que ella consintió con agrado. Así complaciéndome le ayude a ponerse un coordinado de brassiere y pantaletas tipo tanga de encajes color negro, un minivestido blanco strech que le quedaba dibujado al cuerpo y resaltaba el contorno del brassiere y las pantaletitas, le pedí que se dejara las sandalias que calzaba desde temprano y que no usara medias. Una vez vestida a mi gusto bajamos a la sala donde aun estaban mi madre y mi hermanita menor, como de costumbre me senté frente a ellas y vaya panorama que tenia, por un lado Lulù mostrando sus ricas piernas y por otro Irma que descaradamente me enseñaba sus calzoncitos y vello pubico separando ampliamente las piernas en cada oportunidad que tenia, estaba impedido de levantarme, mi verga estaba a tope y seria imposible disimular mi erección, así que en las distracciones que tenia mi madre y mi hermana menor, le enseñaba a abiertamente Mita mi pene erecto bajo el pantalón, así paso un buen rato, de repente Mita se levanto y fue a la cocina por un vaso con agua, pero al volver a sentarse grata fue la sorpresa que me dio, se había quitado las pantaletas y me enseñaba su velludo coñito, estuve a punto de venirme en seco ante tal audacia de mi cachonda y linda hermana. Minutos después las tres se levantaron para ir a la cocina a buscar algo de comer, Irma las dejo pasar primero y colocándose tras ellas se levanto el vestido exhibiéndome sus adorables nalgas al desnudo, este tipo de audacias me ponía al borde de la eyaculación, así que aproveche para ir al piso superior a bañarme con agua fría para calmar mi excitación.

Al salir del baño solo iba cubierto con una bata, cualquiera diría que Mita me estaba esperando o quizá solo fue casualidad pero ahí estaba mi hermanita, se acerco a mí y sin decir palabra me beso en la boca al tiempo que desanudaba la cinta de la bata, yo mismo la abrí mostrando mi desnudez con mi miembro parado a todo lo que daba, me tomo del miembro y me jalo amablemente hacia mi recamara, era evidente que ya se había puesto las pantaletas que se marcaban bajo su minivestido, en cuanto cerré la puerta de mi recamara ella se arrodilló y estampo un sonoro beso en el glande de mi verga, lo lleno de besitos y pequeños chupetes para luego introducirlo en su boca mamándolo con evidente destreza, lo metía en su garganta hasta tocar con sus labios la vellosidad de mi vientre y sacarlo entre chupetes brevemente para volverlo a hundir hasta no quedar ni un milímetro de mi verga fuera de su boca, yo metí mi mano por el escote de su vestidito y acariciaba sus lindos y firmes senos, ella seguía mamándomelo y en momentos solo chupaba la cabecita y masturbaba el tronco, con su lengua acariciaba el glande con movimientos circulares y daba sonoros besotes para de repente hundirlo totalmente de nueva cuenta en su boca, así estuvimos algunos minutos, yo ya no resistía esta gran cachondez que me producía ver a mi propia hermana mamándome la verga, así que le advertí que pronto me vendría y ella siguió chupando, no me pude contener más y llegue al orgasmo derramando todo mi semen en el interior de su boquita golosa que trago hasta la ultima gota de mi leche, no conforme siguió chupando hasta que mi verga empezó a perder la erección, se levanto sonriente y nos volvimos a besar en la boca, al tiempo que me decía que me esperaba en la sala. Enseguida me vestí, evite ponerme calzoncillos pues así podría mostrar mas evidentemente mi erección y facilitar sacarme el pene en un momento dado pues ya presentía el candente día que me esperaba, solo me puse pantalón de mezclilla y una camiseta, apresuradamente baje a la sala donde estaban mis familiares. Al llegar a la sala, como ya era costumbre, me senté frente a ellas gozando de la vista que me proporcionaban mis hermanas mostrándome las ricas piernas y sus calzoncitos, lo que hizo que la verga se me empezara a parar Mita se levanto para ir a la cocina por un vaso con agua y yo pretextando querer otro me levante tras ella, ya en la cocina la abrace por la espalda y como de costumbre le repegue mi miembro que había recobrado la erección y ella igual que siempre saco su cadera y movía sus nalgas en forma circular y murmuraba... "que rico", trate de meter mi mano bajo su vestido para tocar su panocha sobre las pantaletas, pero me advirtió que era muy riesgozo, que mejor saliéramos a la calle pretextando a mi madre y hermanita que iríamos al supermercado a comprar refrescos y cigarros, así lo hicimos.

Desde que abordamos el auto el asunto se puso cachondo, Mita al subir abrió completamente las piernas enseñándome sus pantaletas y los vellitos que por las orillas salían de sus minúsculas pantaletas, el minivestido se le subió dejando a la vista casi el total de sus muslos y ella así lo dejo premeditadamente, con el auto en marcha al llegar a la esquina de la casa, sin mayor tramite mi hermana puso su mano sobre mi verga, yo en respuesta puse mi mano entre sus piernas casi en su panocha, a la siguiente cuadra detuve el auto y de plano le agarre toda su concha bajo las pantaletas y ella busco mis labios para besarnos de lengüita, mientras duraba el beso, también le acaricie los senos metiendo la mano por el escote su vestido recordando que no traía brassiere, ella me bajo el cierre de los pantalones y metió la mano para tocar mi verga sin sacarla y ahí la dejo durante todo el trayecto ya que solo permanecía estacionado algunos minutos y avanzaba otra cuadra, aunque casi no había gente en las calles por ser día de fiesta temía que alguien nos viera, en la siguiente calle al estar detenidos le quite las pantaletas y ella misma las coloco en mi verga envolviéndola en ellas y sin dejar de frotármela, la verdad sentía mucho mas rico cuando la frotaba con sus delicadas tanguitas, recordé cuando me masturbaba frotándome con los calzoncitos de Magda y de ella, sin imaginar que esa excitante caricia me la haría mi propia hermana, y así dedeandole el clítoris llegamos al supermercado, al bajar Mita abrió sus piernas y me enseño por largos instantes su húmeda rajita, entramos al supermercado, me excitaba sobremanera saber que bajo el ajustado vestidito de mi hermana iba totalmente desnuda y sobre esas sandalias se veía buenisima, en varias ocasiones se agachaba sin doblar las rodillas de tal manera que todas sus nalguitas se le veían y no solo yo la gozaba sino quien fuera pasando en ese momento, por supuesto lo hacia totalmente premeditado, cuando se agachaba a ver algún producto de los estantes bajos doblaba las rodillas y sus nalgas casi pegaban en sus talones, separaba la piernas y entonces exhibía su húmeda rajita que se le abría de lo mas rico, ya se imaginaran como tenia yo la verga de parada, en fin que tan solo fuimos a que se exhibiera lo que me producía una desconocida pero absoluta excitación ver como mi hermana se dejaba ver sus cositas de cualquiera que quisiera verla, por fin compramos refrescos y una botella de licor así como cigarros y salimos del supermercado, al subirse al coche abrió las piernas a todo lo que daba mostrando con descaro su velluda panocha, se veía excitada, lo disfrute mucho y no solo yo sino también el vigilante que cuida los autos e iba por su propina que no solo fue económica sino también visual, al salir del estacionamiento, nuevamente me bajo el cierre del pantalón y metió la mano para seguir frotando mi pene con sus pantaletas, volví a colocar mi mano entre sus piernas dedeando su concha, en ese movimiento su vestido quedo hasta la cintura, nos fuimos deteniendo en cada esquina como anteriormente en donde aprovechábamos para besarnos en la boca, le chupe sus chichitas que le saque por el escote del vestido y ella por fin libero mi verga, se inclino en mi regazo y la empezó a besuquear y mamar riquisimo mientras yo le acariciaba las nalgonas, su lindo culito y de vez en vez le introducía mi dedo en la vagina que escurría de sus sabrosos jugos íntimos, puse el auto en marcha pero mi cachonda hermana no dejaba de mamarme la verga y yo de dedearle el culito y acariciar sus deliciosas nalgonas, a mi mente llegaba el lujurioso recuerdo de cómo había envidiado a los novios de ella y de Magda cuando los veía hacer lo que ahora estaba haciendo yo con mi propia hermana, además de que me excitaba sobre manera el hacerlo en la calle a plena luz del día y a la vista de todos los que tuvieran la suerte de vernos, aunque repito había poca gente en la calle por tratarse de un día feriado.

Así calientisimos, sin habernos venido llegamos a casa, para seguir ese sabroso cachondeo constante, en una oportunidad que estuvimos solos me pidió que le pusiera las pantaletas, cosa que hice no sin antes besarle la panocha, nalgas y culito. Ese día maravilloso transcurrió entre múltiples cachondeos a cada momento que teníamos la más mínima oportunidad, no solo eludiendo la peligrosa presencia de mi madre y mi hermanita menor, sino, ya de noche, también de su novio pues ella inventaba cualquier pretexto para subir a las recamaras y yo la esperaba para quitarle las pantaletas y besuquear su cuerpo y ella a mí la verga o que me mostrara su candente rajita sexual estando sentada junto a su novio, me excitaba mucho saber que el tipo la besaba instantes después de que mi hermanita me había mamado la verga, cuando llego la hora de dormir, repetimos lo hecho la noche anterior, empezando con el strip tease sin música y finalizando con mi eyaculación dentro de su boca con la única novedad que ahora tragaba mi leche sin prejuicio alguno. En ese contexto paso toda la semana, sugiriéndole la ropa, tanto intima como exterior, que me gustaría que usara, cachondeo constante durante todo el día, aprovechando las vacaciones de fin de año, y por las noches el riquisimo sexo oral totalmente desnudita para finalizar comiendo mi semen.

Llegó el día de fin de año y como es tradicional en todas las casas en mi país, se celebro la cena de año nuevo, al igual que la noche de Navidad, asistieron algunos familiares y los novios de mis hermanas, se hizo la pequeña fiesta entre alegría y tragos de licor, para esa noche sugerí a Irma que se pusiera un coordinado de brassiere, pantaletas tipo tanga y liguero de color rojo, la tradición indica que las mujeres deberán llevar ropa intima roja en ese día para tener buena suerte durante el año entrante y en especial en el amor y el dinero, medias negras y un minivestido amarillo no ajustado para disimular un poco el liguero y unas zapatillas de tiras que se sujetan en los tobillos, se veía deliciosa.

Los tragos, la música, las risas y platica abundaban, yo como de costumbre sentado frente a mis hermanas el mayor tiempo posible mirando las piernas de Anita que vestía diminuta faldita y claro calzoncitos rojos como todas, pero sobre todo a Mita que se esforzaba por enseñarme toda su rajita cada que podía, pues en momentos se quitaba las pantaletas y en otros yo mismo se las ponía besuqueando sus partes intimas y ella a mí la verga en las constantes escapadas a la recamara que nos dábamos.

Como detalle les puedo decir que no solo yo gozaba con el excitante espectáculo, sino un primo de apenas 13 años la miraba con morbo, de seguro fue la noche mas excitante de su vida, me hizo recordar como a su edad yo hacia lo mismo inspirando mis primeras y muy ricas masturbaciones. Al momento de dar las tradicionales doce campanadas que dan paso al año nuevo yo y Mita estábamos en mi recamara, ella con el vestido en la cintura y las pantaletas bajadas hasta las rodillas y yo atrás de ella de hinojos, justo en la primer campanada metí mi cara entre sus sabrosas nalgonas, dando un tronado beso en su culito por cada una, ya en la ultima permanecí lamiendo su apretado ano que tan rico me sabe, luego de un rato, entre los pequeños gemidos de placer que mi hermana dejaba escapar tratando de no hacer mucho ruido, le coloque nuevamente sus pantaletas y fue ahora ella quien de rodillas me saco la verga muy erecta y me la chupo con gran placer para ambos, no eyacule, era apenas la demostración de nuestros deseos para el año que recién iniciaba. Arreglamos nuestras ropas y bajamos a integrarnos de nueva cuenta a la fiesta. Finalizó la cena y los invitados se fueron retirando poco a poco, el novio de Mita se fue temprano tenia que cenar con su familia y mi hermana no quiso acompañarlo, pues de seguro sabia lo que entre nosotros sucedería, solo dejamos que mi madre se acostara y dejamos a Anita atendiendo a su novio. Mita y yo nos llevamos una botella de licor y algunos refrescos y nos subimos a las recamaras, nos sentamos en el hall de la televisión y nos servimos unos tragos y nos pusimos cachondear, a manosearnos mutuamente y besarnos en la boca intercambiando flujos salivales y chupando nuestras lenguas, nuestra cachondez iba en aumento a cada instante, Mita ya tenia el vestido en la cintura y su mano dentro de mi bragueta tocando mi erección, yo metía mi mano bajo sus calzoncitos y acariciaba su vellosidad, nalgas y culito y le dedeaba la vagina haciendo a un lado sus pantaletitas, así uno o dos tragos mas, ya estabamos muy calientes y a sugerencia de ella nos fuimos a mi recamara, mi hermana me pidió que la desnudara yo mismo, previos besos en la boca le saque el vestido, ya en lencería la puse a modelar y bailar cachonda para mí, mientras yo me sacaba el pantalón y la camisola quedando totalmente encuerado mostrándole mi verga, ella estaba muy cachonda y a cada momento con voz sensual me preguntaba que si me gusta su cuerpo, que si quería disfrútala, que le gustaba mi verga y de vez en vez se agachaba para besar mi pene que estaba tan duro como pocas veces, por fin se acerco y besándonos en la boca baje los tirantes de su brassiere, le saque los senos que acaricie, bese y mordisquee cariñosamente en su pezón, mientras mis manos estaban apoderadas de sus magnificas nalgonas, empezaba a bajarle sus pantaletitas que en su parte trasera eran devoradas por sus ricas nalgas, se las baje a medio muslo y coloque mi pene entre sus piernas con el fin de rozar sus labios vaginales con él, desabroche el brassiere que cayo en la alfombra, seguí besando y chupando sus senos, una de mis manos estaba entre sus nalgas acariciando su culito mientras mi pene atrapado entre sus muslos seguía frotándolo en sus labios vaginales, luego Mita se puso en cuclillas recargando sus nalgas en los talones, me tomo la verga y entre besos y chupetes repetía que le encantaba mi falo, con su lengua lo recorría desde los testículos hasta la cabeza para volver a meterlo en su candente boquita y devorarlo por completo hasta tocar con sus labios mi vientre, para mi era una sensación nueva pues antes de mi hermana nunca lo había tenido en la garganta de ninguna otra persona, después de un buen rato se incorporo y procedí a terminar de quitarle las pantaletitas, para lo que me arrodille y empece a lamer cada centímetro de sus riquisimos muslos, subí a su panocha y restregué mis mejillas en su vello y con mi lengua busque sus labios vaginales y dentro de ellos su clítoris, ella separo sus piernas lo mas que pudo y lamí toda su rajita húmeda desde su ano hasta su clítoris, que chupaba con lujuria desmedida, mi hermana solo gemía y con voz entrecortada me decía que no parara, que sentía rico, que la disfrutara, luego siguieron lo que considero mi vicio, sus estupendas nalgas, no tan divinas como las de mi hermana Magda a quien considero mi reina erótica pero considerablemente hermosas, y claro su diminuto culito del que me considero adorador, le lamí las nalgas en su totalidad repetidas veces, metía la cara entre ellas y besaba su culo con estruendosos besotes e intentaba meter mi lengua en él, le jalaba levemente con mis labios los vellitos que lo rodean, ya me dolía un poco la lengua de tanto adorar sus nalgas y culito, sentí ese característico temblor leve de su cuerpo que anunciaba su orgasmo y efectivamente tan solo alcanzó a decir...Federico me estoy viniendo!!!, baje un poco mi lengua y absorbí la miel que de su chochito brotaba saboreándola como nunca se lo había hecho a ninguna mujer antes de ella. Me levante y nos acercamos a la cama, se veía divina mi hermanita casi totalmente desnudita sobre esas excitantes sandalias, solo en liguero y medias con su caminar sensual, cachondo, deseosa de mas placer. Me indico que me recostara en la cama, estaba seguro que haríamos el 69 pero para mi sorpresa se monto sobre mí y mientras me besaba en la boca intercambiando saliva me tomo el pene, lo coloco entre sus labios vaginales y poco a poquito se fue sentando en él, a medida de que mi verga iba penetrando aquel santuario de placer sentía que me venia, mis sueño mas apreciados y que considere por tantos años como imposible se estaba haciendo realidad... cogerme a mis hermanas!!! y ahora empezaba con Irma, por fin quedo sentada en mi vientre, mi erecta verga estaba por completo dentro de su candente vagina, hizo una pausa y mirándome a los ojos con voz sensual me dijo... Me estas cogiendo hermanito!!! ... Estoy siendo cogida por mi propio hermano!!! ... Te gusta estar dentro de mí?..., no tuve tiempo de contestar, ella reanudo la acción, movía su delicioso cuerpo en círculos a la vez que hacia que mi verga entrara y saliera de su vagina a ritmo acompasado mientras repetía... disfruta mi cuerpo Federico... porque yo lo estoy gozando... disfrútame... cógeme... Federico, té estas cogiendo a tu hermana!!!, mientras mi verga salía y entraba a esa cuevita de placer le chupaba las chichitas y apenas alcanzaba a decirle lo rica que estaba y lo tanto que estaba disfrutando su cuerpo que tanto tiempo había deseado, su suculento cuerpo seguía moviéndose rítmicamente, el anuncio de su próximo orgasmo se hizo manifiesto aunque ahora mas marcado que en las anteriores veces, su cuerpo se estremeció y a la voz de ... Hermanito me estoy viviendo!!! Sentí como mi verga era bañada por los abundantes jugos de su vagina que escurrían fuera de su nidito sexual empapando mi vientre, mis vellos pubicos, llegando a mis testículos, Mita hizo una pequeña pausa y sin sacar mi verga de su vagina me pregunto que como quería yo seguir gozando de su cuerpo, a lo que conteste que de "perrita", mi hermanita se desmonto de mi verga y adopto la pose de "perrita", me coloque detrás de ella y separando sus labios vaginales metí la cabecita de mi pene, Mita solo decía frenética ...Cógeme hermano!...Meteme toda tu verga!...Soy tu perrita en brama...cógeme mas!!! ...Disfruta el cuerpo caliente de tu propia hermana!, seguí metiendo mi verga hasta su totalidad y empecé el rico movimiento de meter y sacar mi falo de aquella deliciosa rajita caliente, mi hermana se movía lindo ondulando su cuerpo en forma maravillosa alternándolo con movimientos circulares, era evidente la gran experiencia sexual que tenia mi cachonda hermana, yo solo le repetía frases calientes como,...Hermanita sabrosa que rico coges!... Me encanta disfrutar tu cuerpecito cachondo! ...Goza mi verga en tu rajita mamacita! ...Se ven sabrosas tus nalgonas cuando te estoy cogiendo rica hermanita!..., así duramos largo rato, en momentos extendía mis manos y tomaba a mi hermana de sus senos con ambas manos frotándolos con pasión desmedida y en otros llevaba mi mano a su panocha y con el dedo medio masajeaba su clítoris entre gemidos de placer que lanzaba mi querida Mita pidiéndome mas verga, que no dejara de cogérmela, pero especialmente me repetía a cada rato ...Dentro de mi vagina no te vengas, recuerda que somos hermanos, hazlo donde quieras pero en mi vagina no hermanito!..., le propuse que le metería la verga en su culito para venirme ahí, pero ella lo rechazó diciendo ...En mi culito no, soy virgen de mi chiquito!..., así que no queriendo tener algún mal entendido que fuera a terminar con esta rica y deliciosa experiencia ni lo intente, mi hermana seguía diciendo que en su culo no que fuera donde yo quisiera pero en su colita no, de pronto un temblor en su cuerpo me anunciaba un orgasmo mas de mi cachonda hermana y en seguida se vino entre frases como ...Me estoy viniendo papi!...Sígueme cogiendo para que salga todo mi jugo!...Cògeme hermano, dame mas verga sabrosa!...Que rico es tener tu verga dentro de mi raja, la verga de mi propio hermano!... Federico dame tu leche en mi boca!...Quiero comer tu sabroso semen!...Eyacula tu leche en mi boca hermanito!. Estaba a punto de cambiar de pose, tal vez de ladito, pero al sacar mi verga de su vagina sentí que me venia así que la voltee y le puse mi verga entre sus lindos labios para que la mamara y en seguida que la tuvo en su boca, mi pene lanzó chorros de leche que mi hermana tragaba hasta la ultima gota y aun cuando la eyaculación había terminado ella siguió succionando mi verga hasta que empezó a perder la erección.

Nos dejamos caer sobre la cama abrazándonos y empiernados nos besamos en la boca compartiendo los residuos de mi semen que aun quedaban en su preciosa boquita y chupamos nuestras lenguas con mucha ternura a manera de mutuo agradecimiento por la maravillosa cogida que nos brindamos, yo esperaba reponerme un poco para cogerme a Mita nuevamente, pero ella parece que ya estaba cansada por la hora que era, los tragos y los deliciosos orgasmos que tuvo, así que dándome un ultimo beso me dijo que nos veríamos mañana, que había sido de lo mas lindo coger entre hermanos. Se levanto y con ese sensual movimiento de nalgas camino hacia la puerta, se veía riquisima solo en liguero y medias y sobre esas excitantes sandalias, no me pude contener y saltando de la cama me arrodille tras ella, le abrí sus suculentas nalgonas y le plante un besote sonoro en su virginal culito a manera de "el besito de las buenas noches", ella solo volteo a verme con una sonrisa muy coqueta y sensual y se fue a su recamara.

Me quede feliz reflexionando lo sucedido, recogí las pantaletitas de mi hermana y las sume a las anteriores en el cuadro de mis mas gratos recuerdos sexuales que adornan una de las paredes de mi recamara, sabia que apenas era el inicio de lo que seria mi mas grande aventura erótica, practicar el máximo placer sexual que alguien haya conocido El Incesto.

Por supuesto al día siguiente fue mas cachondo que lo hasta hoy sucedido, pero eso lo daré a conocer en el relato que publicare seguramente la semana próxima en la segunda parte de la relación sexual con mi hermana Irma.
Datos del Relato
  • Autor: navajo38
  • Código: 18951
  • Fecha: 21-08-2007
  • Categoría: Varios
  • Media: 5.61
  • Votos: 225
  • Envios: 11
  • Lecturas: 39957
  • Valoración:
  •  
Comentarios
4 comentarios. Página 1 de 1
juan
invitado-juan 08-10-2013 03:27:33

wou que super esta tu relato . espero que me encuentre una como tus hemanas para darle todo

invitado
invitado-invitado 12-08-2013 19:30:56

que rico , que major que tu hermana

FRANK
invitado-FRANK 10-01-2013 00:00:00

AMIGO, MUCHAS FELICIDADES, ES UN MAGNIFICO RELATO. YO TAMBIEN TENGO LA FORTUNA DE COGERME A MI HERMANA DE MANERA REGULAR, ELLA TIENE 30 Y ES MUY CALIENTE. Y POR CASUALIDAD SE LLAMA... IRMA!!! SALUDOS DESDE QUERETARO

any
invitado-any 22-12-2008 00:00:00

wow eso es lo uniko q te puedo decir tu relato esta muy chido aunq eso de las hermanas esta muy grueso pero q importa si la historia esta bastante exitante felicidades

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 11.557
»Autores Activos: 503
»Total Comentarios: 7.611
»Total Votos: 493.259
»Total Envios 22.063
»Total Lecturas 17.231.495

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos