Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Varios

Esta si que es una mujer

~~Vaya, era realidad, estaba con la mujer mas espectacular que nunca había estado. Y pensar que nunca imagine que ella me correspondería tan rápido y fácil ya que siempre tuve temor de acercarme a ella. Este es un relato de mi primera vez con la mujer más espectacular que he estado, una morena con un cuerpo voluptuoso, espectaculares pechos y un trasero de ensueño y lo mejor una forma de ser que me cautivo y me hace tenerla siempre en mis pensamientos.
 Desde que la conozco mi relación con ella siempre fue un poco distante, cuando estaba creciendo siempre me pareció apetecible y de vez en cuando, si podía, le ponía las manos en su precioso trasero pero ella me bromeaba llamando a su mama para poner la queja y eso me hacia no intentarlo más. Ya siendo mayores una vez por cuestiones de trabajo le pedí a su hermana Cris que me ayudara a transcribir unos formularios a los cuales debía aplicarles unas estadísticas y para mi sorpresa a los pocos días me dijo que Nani iría con nosotros, dado que como hacia tiempo estaba sin trabajo estaba muy aburrida y eso la podría ayudar a desestresarse y sinceramente me faltaba la ayuda.
 Esa noche fuimos a la oficina y le entregue los formularios, le explique como debía ingresarlos en el programa de computador y empezamos a trabajar en el ambiente más cordial y alegre. Cada uno de nosotros tres estaba en un computador bromeando sobre las equivocaciones y los errores que tenia los formularios. Al rato tenia sed y Nani me dijo que me acompañaría, pues ella también tenia sed, Cris dijo que ella se quedaría y ahí empezó todo. Creo que era cosa del destino por algo que más tarde les contare. Sucede que la cocina queda en la segunda planta de la oficina, al subir la escalera, que estaba oscura, iba detrás de ella y me recosté en sus hombros y la abrace, cuando me encuentro estresado se me sube la libido, al llegar a la cocina la bese en el cuello y ella sé dio vuelta y me correspondió con un delicioso beso en la boca, besa como los Dioses. Empezamos a besarnos como desesperados y a acariciarnos. Su lengua se movía deliciosamente entre mi boca y podía saboreársela, le acariciaba su precioso trasero y agarre sus pechos, la senté en la mesa y me coloque entre sus piernas abrazándonos, besándola y presionando la erección creciente que tenia sobre ella, pero reaccionamos y buscamos el agua porque ya nos estábamos demorando mucho, sin embargo seguimos besándonos un rato. La siguiente noche también subimos a tomar agua y Cris no quiso subir (Hasta ahora me ha intrigado porque nunca quiso subir) . Nuevamente empezamos a besarnos apasionadamente y le baje su blusa y acaricie sus hermosos, espectaculares y deliciosos senos, Dios que delicia, era el éxtasis y ella respiraba agitada, acaricie su entrepierna pero nos controlamos para que Cris no sospechara algo raro.
 Desde esa vez empezamos a besarnos y acariciarnos cada oportunidad, pero por cuestiones no habíamos podido hablar bien, ni salir solos, una vez salimos y fuimos al muelle a ver el atardecer, no le propuse nada mas por temor. Una tarde en la oficina me llamo y le dije que porque no salíamos y acepto. La recogí en un centro comercial y salimos sin rumbo fijo y le pregunte si íbamos a un apartamento, me dijo que sí.
 Llegamos y entramos a la alcoba, prendimos la tele y luego no miramos, empezamos a besarnos, le dije lo rico que besaba, empecé a desvestirla, le quite la blusa y el brasier empezando a acariciar sus hermosos y duros senos, bese su cuello, su garganta, sus pezones, su firme abdomen y luego le quite el pantalón y el pequeño panty que llevaba puesto mostrando su sexo con un poco de pelo cuidadosamente recortado que hasta ahora había estado apretado. Seguí besándola y acariciándola y ella suspiraba y me decía lo rico que besaba y que sentía. Empecé a acariciar su monte depilado y a tocar sus labios con mis dedos, empezaba a estar húmeda su deliciosa rajita. Allí recostada en la cama continué besando su vientre y llegue a su vagina pasando mi lengua por esa deliciosa rajita, buscando su clítoris que llegue a tocar por los exquisitos fluidos que arrojaba y los gemidos que ella ya lanzaba. Me detuvo y me ayudo a desvestirme quedando en interiores, seguí besándola y comiendo su rajita tan deliciosa, demostrándome que le gustaba mucho como lo hacia. Vio como se crecía mi pene y empezó a tomarlo con timidez, se lo acerque a sus rostro y me demostró que sabia lo que yo quería y empezó a besármelo y a chupármelo de forma especial metiéndose buena parte y con la mano me masajeaba haciendo que su saliva se regara bien sobre mi pene, llevándome al cielo, hicimos un sesenta y nueve de lado en el cual quise llegar mi lengua hasta su útero. Le di la vuelta y empecé a lamer su chochito desde la parte de atrás y vi el ojete apretadito y provocativo de su culo y sin pensarlo por primera vez le lamí el culo a una mujer y le mordía sus nalgas. Pare y nos miramos, ella toda húmeda y ansiosa y yo con una erección de las mejores. Estaba listo para penetrarla, una cosa es decirlo y otra es hacerlo, ese chochito de Nani es la gloria, súper lubricado y angostito, lo suficiente para apretar y entrar con suavidad. Ella me miro a los ojos y me dijo métela, repitiéndomelo. Tome mi pene y lo apunte hacia su entrada colocando la punta entre sus labios y la metí poco a poco y sacaba mientras se humedecía mas, si era eso posible, y suavemente fui empujando hasta llegar el fondo lanzando ella un gran gemido, quedándome con toda adentro de ella espere que se acostumbrara y teniendo cuidado de no lastimarla empecé ese entra y sale despacio para sentirnos los dos abrazados, escuchando sus gemidos en mi oído y después acelerando el ritmo unos 10 minutos nos llevo a la gloria. Luego de un rato de reposo besándonos, no nos cansamos de besarnos, estaba listo para ella, y ella para mi, esa sensación de su chochito estrecho y húmedo en cantidades me hace casi infatigable y nuevamente empecé a penetrarla y ella a gemir de placer. Sentir su cuerpo aferrado a mi y yo a ella en un solo movimiento sintiendo su chochito tan apretado y mis testículos chocando con sus piernas en ese delicioso entra y sale, sus piernas rodeándome, por lo que después de la tercera vez descansamos y nos fuimos.
 Salimos y fuimos a tomar algo y la lleve a casa. Pero así empezó esta historia que se repitió otras muchas y deliciosas veces donde avanzamos en descubrirnos y darnos mas sorpresas en el sexo que no me caso de tener con ella y que les contare en una segunda parte aclarando lo del destino, si lo desean.

Datos del Relato
  • Categoría: Varios
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 57
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 22.110
»Autores Activos: 1.298
»Total Comentarios: 10.826
»Total Votos: 509.595
»Total Envios 22.231
»Total Lecturas 50.609.506