Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Voyerismo

Aventura en el metro (1)

Hola como están? Les contare una aventura k me paso en el querido metro de la ciudad de México hace ya algunos años, comenzaré por describirme un poco, soy rubia, ojitos color miel, con una colita riquísima, tetas chiquitas pero firmes, cetro k lo mas rico y atractivo de mi cuerpo es mi trasero, tengo piernas firmes debido a desde muy pequeña mis padres me inculcaron practicar siempre algún deporte, en ese entonces tenía 23 años… debido a k tengo un bonito cuerpo me encanta vestirme provocativamente y siempre me las arreglo para tener vergas duras pegadas a mi trasero y me encanta

En ese entoces no tenia auto y tenia que tomar el metro para llegar a mi trabajo que quedaba a un par de horas de mi casa, hasta el otro lado de la ciudad, siempre que tenia que tomar el metro me metía en los vagones para hombres (aun lo sigo haciendo) ya q en México debido a estos manoseos, han separado vagones para hombres y mujeres en las horas picos.

Esa mañana en cuanto desperté me sentía muy caliente no se por que, tal ves tuve un sueño subido de tono o algo así y fue por eso k desde k desperté tenia una calentura lujuriosa increíble, mientras me bañaba se me ocurrió k quería una aventura en el metro para bajar mi temperatura, me vestí sexy como de costumbre, con un vestido azul celeste medio transparente q apenas me cubría las nalguitas, sostén blanco se denotaba a través del vestido, una tanguita igualmente blanca y zapatos de tacón alto, salí lo mas pronto posible de mi casa ya que mientras mas temprano tomas el metro mas lleno va. Ya se pueden imaginar una preciosa chica caliente subiéndose al vagón de los hombres una mañana donde el metro va lleno.

El metro tardo un poco en pasar el anden ya estaba lleno y cuando paso el metro iba tan lleno que ni siquiera hice el intento por subirme, así deje pasar un par de trenes mas hasta que llego uno con un poco de espacio para subirme, Al subir yo también varias personas mas subieron detrás de mi, de hecho puros hombres jeje, me empujaron para poder entrar ellos y quede justo a la mitad del vagón rodeada y apretadísima de puros hombres, frente a mi quedo un chico que llevaba abrazado su portafolios, era mas alto que yo y su portafolios quedaba justo a la altura de mis pechos, cuando el metro avanzo y llego a la siguiente estación increíblemente entro aun mas gente apretándome aun mas, al chico del portafolios lo empujaron mas y al moverlo se giro un poco moviendo mi vestido de su lugar y rozando mis pechos, al seguir su marcha el metro el chico aprovechaba por rozar mis pechos diciéndome:

- Perdona, pero están empujando de atrás…

Yo siendo una chica comprensiva, le di una sonrisa con un ‘no te preocupes’.

Esta respuesta solo le hecho leña al fuego y de inmediato comencé a sentir una lluvia de manos sobre mis piernas y mis nalguitas.

Me agarraban el culo con palmas abiertas, no tardaron casi nada en levantar mi vestido y meter manos por debajo de este, metiendo dedos entre mis cachetes y los q podían introducían dedos en su conchita, haciendo a un lado la fina tanguita blanca, Comencé a respirar hondo para evitar gemir en voz alta. Eso es lo que estaba buscando desde que desperté, la lujuria de ser atacado por incontables manos por todo mi cuerpo, mi vaginita de inmediato se humedeció, varias manos empujaban mis muslos, queriendo abrir miss piernas, y poco a poco lo iban logrando, el chico de enfrente se dio cuenta de lo k pasaba por debajo y de mis gemidos ahogados, pero el no podía hacer nada dado que estaba abrazando su portafolios, intento bajarlo pero como en cada estación entraba mas y mas gente la cual nos apretaba mas y mas no podía hacerlo, el chico no pudo soportar mas y descaradamente volteo ambas manos sobre mis pechos masajeándolos sin ninguna intención de ser disimulado, masajeo mis pechos por enzima de mi vestido, e intentaba sacar mis echos del vestido pero no podía. Una persona k hiba detrás de mi se percato de eso y deslizo los tirantitos de mi vestido pro mis hombros quedando este arrugándose en mi cintura mientras empinaba las nalguitas para dar mejor facilidad de acceso, las manos se entre-chocaban tratando de acariciar, agarrar, apretar, sobar mi rico y apretadito cuerpo q gozaba con cada caricia sobre mi piel y dentro de mi conchita q iba de totalmente húmeda, alguien detrás de mi, no estoy segura si bajo mi vestido, desabrocho mi bra dejándolo caer al suelo y dándole acceso libre y sin problemas al chico del portafolios a mi pechos que sin dudarlo un segundo comenzó a pellizcar y acariciar mis rozados pezones.

Con el sosten en el suelo y mi vestido arrugado en mi cintura entre cerraba mis ojitos al sentir dedos diferentes invadir mi conchita, sobar mis labios vaginales y meterse por toda mi rajita. El q estaba directamente detrás sobaba y apretaba mis nalgas como si se fueran a desaparecer en cualquier momento, dedos entraban y salían de mi panochita con increíble rapidez, un pulgar frotaba mi clítoris aplicando una presión deliciosa q me llevaba al cielo, no pude gemir bajito con mis ojitos bien apretados mientras una onda de éxtasis barría con mi cuerpo, era un banquete los hombres q me rodeaban.

Mas de uno quiso ensartarme un dedo en el culo, pero por alguna razón, quizás la difícil posición de las manos no pudieron, onda tras onda de orgasmos me invadían, asi disfrute y goce a lo largo de del trayecto de 10 estaciones alrededor de media hora, aquellos tipos se dieron un festín proporcionándome la mega-manoseada del siglo, varios me susurraban obscenidades y me decían lo puta q era, q era la perra caliente mas rica del mundo y q era un deliciosa hembra q me quieran meter la verga por todos lados, etc… Cuando el metro estaba por llegar a la estación donde tenia k transbordar de linea, comencé a decirles a duras penas entre gemidos que ya por favor me dejaras, ya tenia k bajar, la gran mayoria de las manos se apartaron y el chico solto mis pechos, aun que algunos aun seguían masajeando mi culito y mis piernas, como pude medio acomode mi vestido, y me dispuse a bajar, la gran mayoría de las personas transborda en esa estación hacia otra línea k pasa por el centro de la ciudad, asi que no fue nada difícil abrirme paso para bajar puesto k entre todo ese mar de gente solo hay k dejarse llevar por la corriente para salir del vagon, mientras salian muchos me fueron nalgueando y dicendome obcenidades, yo no segui el recorrido, espere en el anden a que toda la gente se fuera hacia la otra línea y aproveche para acomodar bien mi ya arrigado y mojado vestido, cuando estaba acomodándolo me percate que no llevaba mi bra, supongo k se kedo en el bagon tirado, por lo cual mis pezones se notaban por debajo de mi vestido, arregle mi tanguita q estaba como un trapo mojado, puse mi vestido en orden y me diriji a la otra linea.
Datos del Relato
  • Autor: Cachorrita
  • Código: 42719
  • Fecha: 27-02-2017
  • Categoría: Voyerismo
  • Media: 2
  • Votos: 4
  • Envios: 0
  • Lecturas: 1982
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 22.110
»Autores Activos: 1.298
»Total Comentarios: 10.826
»Total Votos: 509.595
»Total Envios 22.231
»Total Lecturas 50.609.506