Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Relato
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Relato
Categoría: Zoofilia

Una manera distinta de Amar…

Me tomó tiempo entender, que para poder hacer que mis relaciones realmente funcionaran debía dejarme en claro que sería a mí a la que le correspondería hacerse cargo del amor y dejar que ellos se encargaran del sexo.
 
De alguna forma fui asimilando que en la intimidad no tendría ternura sobre mi cama, ni romanticismo alguno al momento de tenerlos sobre mi cuerpo, y no porque no quisieran hacerlo, si más bien por ese instinto arrebatado que existe en su ser a la hora del apareamiento, aunque siendo sincera la verdad poco era de mi importancia la falta de romanticismo si con esa manera arrebatada de amar me harían tocar el cielo.
 
Era un hecho que las reglas típicas del amor en nosotros no funcionarían, que la forma en que habríamos de enamorarnos será distinta a la de todos los más, y en consecuencia para mí no habría osos de peluche, ni cartas de amor, ni chocolates o flores como parte del cortejo, pues sería a mí a la que correspondería dar siempre ese primer paso para acercarnos, para conocernos e iniciar así con el coqueteo, para seducirte y enamorarte, a cambio de ello tendría la fortuna de que una vez que empieces a amarme seré la única que habite en tú corazón sin compartirte con nadie, la que disfrute de tú lealtad y fidelidad, la única que encuentre cobijo en ese amor incondicional que únicamente los de su especie saben dar.
 
Poco a poco me he hecho a la idea de que nuestros besos serán cortos y mojados, que no podré besarte apasionadamente por largos ratos, pues serás tú el que me lama mi cara desesperado, rodando tú lengua por mis mejillas y labios, sin poder tener la minima posibilidad de que pueda besarte con el objetivo de quedarme prendida en la suavidad de tus labios.
 
Fue difícil asimilar el hecho que durante la intimidad no disfrutare de caricias suaves sobre mi piel, que ningún efecto producirá en ti contemplar lo bonito que son mis pechos, que jamás podrás morder apasionadamente mis pequeños pezones, que poco te importará la brevedad de mi cintura y que mi vientre sea plano, que verme en lencería ligera en ti nada provocara, pero qué más da, si con poder sentir tú cuerpo montado en el mío con eso ya habré ganado, pues eso significara que como hembra me has aceptado.
 
Me fascina pensar que para poderme penetrarme me tengas que montar, que necesite ponerme en cuatro patas para seducirte, para provocarte, que necesites aprisionarme de mis caderas para alinear tú pelvis con la mía, que sea necesario arquear mi cintura y levantar mi nalgas para darte acceso a mi vulva, que tú pene sea lo bastante hábil para encontrar la entrada de mi vagina sin ayuda, me fascina pensar en el hecho de que puedas abotonarme.
 
Ya he prometido que por más grande que sea el nudo lo resistiré con el mayor gusto, que será hasta ese punto en que me masturbare para venirme al ritmo tuyo, que recibiré gustosa tú semen en mi vientre, prometo regalarte el mejor sexo oral y en su momento dejar que me penetres de manera anal.
 
Aun y cuando sé perfectamente que mi aspecto te importa un carajo, eso no es un pretexto para descuidar mi físico y mi vestuario, así que siempre tratare de lucir bonita cuando vaya a tu lado, pues seré yo la que deba me encargue de que cresca el amor y ustedes la pasión.
 
Suya Korey.
Datos del Relato
  • Categoría: Zoofilia
  • Media: 9
  • Votos: 1
  • Envios: 0
  • Lecturas: 1386
  • Valoración:
  •  
Comentarios
1 comentarios. Página 1 de 1
invitado
invitado-invitado 13-09-2017 16:09:30

Extremadamente erótico, sexual y tentador. Esa forma de escribir enloquece. No pares, por favor.

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Relatos: 22.110
»Autores Activos: 1.298
»Total Comentarios: 10.826
»Total Votos: 509.595
»Total Envios 22.231
»Total Lecturas 50.609.506
Últimas Búsquedas